Un instituto castiga a clasificar libros a 12 alumnos huelguistas

Los estudiantes impidieron con amenazas la entrada al centro a sus 600 compañeros

No hay mejor sanción que la educación. Así lo ha entendido el Consejo Escolar del Instituto María Bellido de Bailén (Jaén), que ha reprendido a los 12 alumnos que promovieron una huelga ilegal dándoles una tarea muy pedagógica: ordenar la biblioteca del instituto. La decisión, que los alumnos han recibido de buen grado, la ha adoptado la Comisión de Convivencia del Consejo Escolar.

El pasado 24 de enero una docena de alumnos de 1º de Bachillerato quiso protestar por la eliminación del patio exterior como lugar de recreo (se encontraba en obras) con una huelga ilegal y, en algunos casos, utilizando la agresión, puesto que algunos alumnos recibieron "collejas" si intentaban acceder al centro. El resultado fue que la mayoría de los 600 alumnos del instituto no acudió ese día a clase.

"Los alumnos no fueron conscientes de la magnitud que podía tener su medida, pero han reconocido que se han equivocado y por eso hemos querido aplicar una medida educativa para corregir su conducta", asegura Alfonso Cañuelo, director del María Bellido. El reglamento de organización y funcionamiento del centro tipifica las diferentes conductas de los alumnos y establece las sanciones pertinentes, que en algunos casos llegan hasta la expulsión total o parcial del instituto.

Cañuelo tiene claro que a los alumnos "se les fue de las manos" su acción, que considera "desproporcionada". El centro decidió construir un muro para sustituir una valla rota que "preservara a los alumnos de las agresiones externas y evitara que se escaparan del centro", según el director. La idea es que los alumnos afectados, en torno a los 17 años, ordenen y cataloguen todo el fondo bibliográfico del centro y, posteriormente, creen una base de datos que sirva para la página web del IES María Bellido de Bailén.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS