La policía intercepta en alta mar un barco con 3.000 kilos de cocaína

Detenidos los ocho tripulantes y tres jefes de la organización

El Cuerpo Nacional de Policía, en colaboración con el Grupo Especial de Operaciones (GEO) y la Armada Española, abordó el pasado martes en alta mar una embarcación que transportaba unos 3.000 kilogramos de cocaína procedentes de Suramérica. Los ocho tripulantes del pesquero Baia Azul -seis de ellos originarios de Ghana, uno ucranio, y el capitán, mexicano- fueron detenidos y trasladados, junto al barco, al puerto de Las Palmas de Gran Canaria, donde llegaron sobre las seis de la tarde de ayer.

En el marco de la operación fueron detenidos también, en Madrid, los tres supuestos responsables de la organización criminal, de nacionalidad colombiana y vinculados según la Policía a un importante cartel de narcotráfico de su país de procedencia. Los tres han sido puestos a disposición del Juzgado Central de Instrucción número dos de la Audiencia Nacional.

La organización desarticulada actuaba desde España gestionando las importaciones de droga y su posterior almacenaje y distribución en varios países de la Unión Europea.

La red poseía varios inmuebles en zonas residenciales de las afueras de la capital. También se incautaron importantes cantidades de dinero, abundante documentación y varios vehículos de gran cilindrada.

La intervención se llevó a cabo unas 48 horas después de que la Policía abordara otra embarcación -el pesquero Mars, con pabellón panameño de conveniencia- en aguas territoriales cerca de Tenerife, incautando unos 2.250 kilogramos de cocaína, también procedente de Suramérica. En esa operación resultaron detenidas 23 personas.

Las operaciones evidencian, según la Policía, la importancia que ha adquirido "la ruta africana" para los narcotraficantes colombianos, que cada vez más utilizan el continente africano como base de operaciones para la exportación de grandes cantidades de cocaína desde Suramérica.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En África, los narcotraficantes almacenan la droga, que luego transportan en partidas más pequeñas a Europa, en embarcaciones fondeadas, con la finalidad de diversificar el riesgo. La ruta permite evitar las dificultades de introducir la droga por Galicia y Portugal, cuyas costas son mucho más vigiladas.

Durante el año 2005 el Cuerpo Nacional de Policía interceptó 11 embarcaciones -casi todas con la colaboración de la Armada-, incautando 20 toneladas de cocaína y nueve de hachís. En el marco de estas operaciones fueron detenidas 86 personas.

En lo que va de año ya han sido incautadas cinco toneladas de cocaína y nueve de hachís en tres distintas intervenciones. En ellas, 47 personas han sido detenidas.

1.500 kilos de hachís en Altea

Unos 1.500 kilogramos de hachís fueron hallados por una embarcación pesquera de Altea (Alicante), mientras faenaba a unas 35 millas de la costa, en aguas internacionales.

La Guardia Civil informó de que el inusual alijo se produjo el viernes frente a la costa alicantina por parte de un arrastrero con base en Altea. El hachís se encontraba repartido en 47 fardos a una profundidad de 500 metros bajo el nivel del mar.

La droga fue recogida en alta mar por una patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil y trasladada a última hora del viernes al puerto de Alicante, donde el alijo incautado permanece a disposición de la autoridad judicial.

La Guardia Civil también detuvo a un ciudadano alemán que transportaba 2.200 kilos de hachís en un camión de su titularidad con el que circulaba por la A-92-N, en las proximidades de Cúllar (Granada), según informó ayer el propio instituto armado.

<i>Baia Azul,</i> el pesquero interceptado por la policía.
<i>Baia Azul,</i> el pesquero interceptado por la policía.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS