Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El yacimiento fenicio del Cerro del Villar, languidece tras 40 años de olvido

La vetusta ciudad subsiste en Málaga entre el desconocimiento y la falta de inversiones

"Descubrimos el Cerro del Villar hace 40 años, así que el Cerro del Villar lleva 40 años muerto". El arqueólogo malagueño Juan Manuel Muñoz Gambero recuerda cómo en diciembre de 1965 cayó por primera vez en sus manos un resto de este yacimiento que ahora languidece junto a la desembocadura del río Guadalhorce en Málaga. "Estaba pintado de negro, rojo y marrón y lo traía a la carrera uno de los chavales que trabajaba en el grupo de arqueología. Fue verlo y saber que se trataba de algo importante", revive este veterano arqueólogo.

El Cerro del Villar es uno de los centros coloniales fenicios más importantes del litoral andaluz y uno de los más importantes de todo el Mediterráneo. Su fundación tuvo lugar a mediados del siglo VIII antes de Cristo y debido a las inundaciones periódicas que sufría fue abandonado por sus moradores, que se trasladaron a la bahía de Málaga, donde fundaron la Malaka fenicia.

Cuatro décadas después de descubrir esta joya de la arqueología, el Cerro del Villar subsiste sin pena ni gloria y continúa siendo un gran desconocido. Pese a haber sido declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por la Junta en 1998, sólo el 10% de este yacimiento ha sido excavado. Muñoz Gambero, director científico del grupo arqueológico que dirige la doctora María Eugenia Aubet, profesora de la Universidad Pompeu Fabra, denuncia que el nulo interés de las instituciones y las batallas políticas han frustrado el lógico desarrollo de lo que él considera "un espacio fascinante".

Muñoz Gambero achaca a la falta de inversiones "fuertes y continuadas y al desinterés por la historia" la situación de estancamiento que sufren desde hace muchos años los trabajos en el yacimiento fenicio. "La Consejería de Cultura da una subvención para los trabajos cada cierto tiempo, pero está sujeta al estudio de los restos que se desentierran, lo que provoca parones continuos en las excavaciones...", explica Muñoz Gambero, que no entiende cómo las autoridades culturales andaluzas no "ponen en valor" el Cerro del Villar.

"Hay que excavar en su totalidad la ciudad fenicia que aún está enterrada en su mayor parte y luego consolidarla. Pero para eso hace falta un presupuesto definido y aquí las instituciones no prestan el más mínimo apoyo", se queja este arqueólogo, que mira con sana envidia lo hecho en Ampuria (Gerona), donde se ha recuperado el pasado fenicio de esta población. "Lo han recuperado y ahora constituye un atractivo cultural más, como podía ocurrir con el Cerro del Villar si se pusiesen de acuerdo en apoyarlo tanto la iniciativa pública como la privada", afirma el arqueólogo.

En 1999, la Junta anunció su pretensión de crear un parque arqueológico con un centro de interpretación para dar a conocer este yacimiento, pero siete años después aún no se ha concretado este proyecto.

Ahora mismo, la inactividad es la tónica general en el yacimiento. Desde 2003 no se realizan nuevas excavaciones en el Cerro del Villar, que está siendo cercado por el Ayuntamiento de Málaga para evitar expolios y daños en el mismo. Muñoz Gambero se desespera ante esta situación de inactividad, que se ha visto agravada en los últimos años debido a las obras que se han realizado en la desembocadura del río Guadalhorce. "La nueva protección del río se ha comido 50 metros del yacimiento y la canalización destruyó parte de los restos de la ciudad, además de haber propiciado la aparición de una descomunal bolsa de mosquitos", denuncia el arqueólogo, al que sólo le devuelve la sonrisa a la cara hablar de la inminente puesta en marcha de uno de sus proyectos más queridos: un arqueódromo que, por fin, dará a conocer el Cerro del Villar a la gente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de febrero de 2006