Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La televisión digital del municipio emitirá a partir de octubre

El canal de televisión digital del Ayuntamiento de Madrid, que aún no tiene nombre, comenzará sus emisiones "antes de ocho meses", según anunció ayer el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón. El regidor reiteró que el canal -cuya concesión aprobó la Comunidad de Madrid el pasado 10 de enero- ofrecerá "contenidos exclusivamente promocionales, de turismo, cultura, ocio y negocios", y "en ningún caso" información política o sobre las acciones de gobierno. No habrá tampoco informativos, series ni películas.

Preguntado por cómo se evitará caer en la propaganda cuando al hablar, por ejemplo, del tráfico en Madrid se muestren los túneles recién construidos o la nueva M-30, el alcalde insistió: "No habrá promoción de la acción de gobierno. Les pongo un ejemplo: al tratar la oferta cultural de la ciudad, se hablará de las obras que se representen en el Teatro Español, que es de titularidad municipal. Pero no se hablará de las obras de rehabilitación que el Ayuntamiento realice para mejorar el edificio que alberga el teatro".

En diciembre de 2004, cuando el pleno municipal aprobó delegar en la empresa pública Promoción Madrid la gestión de esa futura televisión local, Ruiz-Gallardón aportó un compromiso más para garantizar la imparcialidad en antena: "El alcalde nunca saldrá en esa televisión", dijo.

Aun así, la portavoz de IU, Inés Sabanés, se mostraba escéptica ayer. "Exigimos que [el nuevo canal] no se convierta en un brazo propagandístico del gobierno, porque la ausencia de informativos no implica que la información no esté teledirigida", afirmó Sabanés. La concejal puso su propio ejemplo: "Para promocionar Madrid será noticia el último estreno en un teatro, pero también es noticia cultural que hay distritos que tienen bibliotecas sin libros, y mucho nos tememos que esas noticias culturales se van a ocultar", subrayó.

Sabanés recordó, además, que la televisión digital local comenzará sus emisiones precisamente "cuando se encarrila el final de la legislatura", un momento en el que resulta "muy tentador añadir un elemento complementario de propaganda".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de febrero de 2006