Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desalojadas 500 personas del centro comercial Plaza Norte 2 por la rotura accidental de una tubería de gas

Unas 500 personas fueron desalojadas a media tarde de ayer del centro comercial Plaza Norte 2, situado en la salida 19 de la carretera Madrid-Burgos, tras la rotura de un conducto de gas natural de unos 80 milímetros de sección, que fue perforado accidentalmente por una miniexcavadora. El operario de la máquina faenaba en la parte posterior del edificio, junto a un hidrante de una zona ajardinada.

Mientras comenzaba el desalojo, dos dotaciones de bomberos del parque de Alcobendas acudieron inmediatamente al lugar de la rotura de la tubería, por donde afloró, con un pitido -"inquietante y estrepitoso", según los bomberos- una nube gaseosa que se expandió por la fachada trasera y se infiltró en algunos rincones. La nube gaseosa que, al decir de testigos, mostraba "un aspecto polvoriento", exigió para su reducción el corte de cinco válvulas de la red de suministro, según los bomberos.

El desalojo se produjo con relativa tranquilidad ya que agentes de seguridad y Protección Civil de San Sebastián de los Reyes fueron avisando a buena parte de usuarios y dependientes de las 200 tiendas que componen este recinto comercial. Éste, rematado por una gran cúpula acristalada, consta de dos largas crujías desplegadas en dos plantas, con 14 restaurantes y varias salas de cine, además de estacionamientos subterráneos y de superficie capaces para 7.000 vehículos.

Sin embargo, algunas empleadas mostraron enojo por no haber sido alertadas. "Precisamente hace una semana que habíamos recibido un cursillo para emergencias y nosotras pertenecemos a un grupo de evacuación", dijeron dos dependientas de una tienda. "Pero, en vez de recibir por la telefonía interior un código de alerta, nos enteramos del escape de gas por una señora que nos avisó". Y comentaron: "Menos mal que no ha sucedido en víspera de festivo". Muchos empleados, en mangas de camisa, permanecían a la intemperie desde las siete y media; a las nueve se les autorizó a reingresar al recinto, al igual que a centenares de clientes que habían dejado sus vehículos en el estacionamiento, aislado durante la emergencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de febrero de 2006