Entrevista:RAMON POLL | Estrategias - Euroquímica

"Los empleados accionistas son mucho más productivos"

Ramon Poll (Barcelona, 1943) comenzó su carrera profesional en Euroquímica como vendedor. Ahora, 40 años más tarde, es el presidente y director general de esta empresa líder en el sector de pinturas y revestimientos para uso industrial, con una facturación de 22 millones de euros en 2005 y una cuota de mercado del 60%. Pero su satisfacción va más allá del éxito empresarial obtenido. Poll se siente muy orgulloso de formar parte de una empresa que desde su fundación, en 1962, "siempre ha tenido una marcada vocación social". Lo cierto es que sus fundadores, Joan Bufí y Joan Planas, decidieron en 1977 regalar el 88% de las acciones a los 21 empleados que en aquel año trabajaban en la compañía. Casi 30 años más tarde, la filosofía sigue siendo la misma: 94 de los 114 empleados son accionistas.

"Desde sus inicios, en 1962, Euroquímica siempre ha reinvertido el 60% de sus beneficios. De éstos, el 20% se destina a I+D"

Pregunta. ¿Cómo se gobierna una empresa en la que sus propietarios son los propios trabajadores?

Respuesta. Por resumirlo de alguna forma, se gobierna con mucha información. Los empleados son más exigentes consigo mismos, pero también con el funcionamiento de la empresa. Por eso mi despacho está continuamente abierto, para que puedan comentarme o preguntarme cualquier cosa. Procuro que en la empresa haya las menos barreras posibles. Pero tengo que hacerlo siendo discreto en aspectos muy íntimos de la estrategia empresarial que no deben divulgarse en demasía. Es el único punto delicado. Todo lo demás funciona de maravilla...

P. ¿Qué ventajas tiene convertir a los empleados en accionistas?

R. Cuando una persona trabaja en una empresa de la que además es accionista automáticamente se siente mucho más responsable de lo que hace y obra en consecuencia. Los trabajadores accionistas son mucho más productivos. Todos nuestros trabajadores están dispuestos a dar algo más cuando se precisa una ayuda extra. Y esto se da a todos los niveles. Cuando por lo que sea necesitamos hacer algo en concreto fuera de la jornada laboral, los trabajadores se ofrecen voluntarios...

P. ¿Qué requisito se necesita para ser accionista de Euroquímica?

R. Desde que en 1977 los fundadores se jubilaron y nos dejaron al mando de la empresa, contamos con unos estatutos muy singulares. El primero dice que para ser accionista tienes que llevar tres años trabajando en alguna de las siete empresas que forman parte de Euroquímica. Pero también nos interesa que esta persona encaje con el espíritu general de la compañía. Si el consejo de administración la aprueba, entonces tendrá que esperar a que se produzca una ampliación de capital o a que algún trabajador se jubile y tenga que poner a disposición de la empresa sus acciones.

P. ¿Y cómo se reparten las acciones?

R. Otro de los estatutos dice que a mayor responsabilidad en la empresa, mayor número de acciones se puede poseer. Eso sí: nadie puede acaparar más del 25% y la mayoría simple tiene que estar en manos del 50% de los socios. Yo soy el mayor accionista y tengo el 14% del capital.

P. ¿Qué porcentaje de los beneficios se reparte entre los trabajadores?

R. Desde sus inicios, Euroquímica estableció que el reparto de ganancias no puede superar el 40%. Siempre hemos reinvertido el 60% de los beneficios. De éstos, el 20% se destina a investigación y desarrollo [I+D]. Nuestro objetivo es encontrar nuevas fórmulas con las que mejorar nuestros productos; conseguir hacerlos más compatibles con el medio ambiente. Euroquímica empezó a desarrollar la responsabilidad social corporativa desde su nacimiento, en 1962... Se puede decir que somos los pioneros de esta práctica en España.

P. ¿Hacia dónde va la empresa? ¿Dónde espera crecer más en los próximos años?

R. Queremos potenciar nuestra presencia en el exterior. Ahora mismo contamos con dos filiales comerciales en Francia, una en Rumania y otra en Polonia. Pero nos interesa contar con un partner en Europa del Este. Lo que pasa es que no es nada fácil: nos cuesta encontrar empresas que tengan la misma cultura social que la nuestra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 11 de febrero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50