Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La SEPI baraja la venta por separado de los astilleros civiles

El presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Enrique Martínez Robles, rechazó ayer mantener una participación pública en el capital de los astilleros del grupo Izar que estén en proceso de venta y no descartó venderlos por separado, a lo que se oponen los sindicatos, y no de forma conjunta.

Tras firmar un acuerdo con el consejero de Innovación, Francisco Vallejo, el responsable de la SEPI argumentó que no hay ofertas de compra por los cuatro astilleros civiles del grupo Izar (Sevilla, Sestao, Gijón y Manises) sino es por separado. "Hay que encajar esa situación", dijo Martínez Robles, quien añadió que lo importante es que se mantenga la actividad de esos centros.

Para el presidente de la SEPI (accionista mayoritaria del grupo Izar), lo importante en este proceso de privatización de los astilleros civiles es que hay ofertas de compra, aunque no sean conjuntas, como en principio se acordó con los sindicatos en 2004.

En este sentido, dijo que hay que analizar los 13 apartados de esos acuerdos para ver la "capacidad de que cada uno se convierta en realidad", si bien aseguró que en unos dos meses la situación estará resuelta y se llegará a un acuerdo con los sindicatos que esté en consonancia con las directrices de la Unión Europea.

Martínez Robles señaló que, cuando la situación se resuelva, el astillero de Sevilla estará en condiciones de contratar carga de trabajo y, de hecho, apuntó que en unos meses se acometerán los trabajos de la construcción de la compuerta del puerto.

Abocados a la quiebra

Recordó que la crisis del sector naval se remonta a la etapa del Gobierno del PP, en la que los astilleros "estaban abocados a la quiebra y al cierre" y hasta ahora no ha cerrado ninguno. De hecho, destacó, los centros militares incluidos en el grupo Navantia tienen una pujante actividad.

Afirmó que el acuerdo alcanzado con los sindicatos en 2004 ha servido para hacer frente a esa "situación extrema" en la que se encontraban los astilleros cuando el PSOE accedió al gobierno hace dos años.

El presidente de la SEPI negó que los acuerdos incluyan la participación pública en los proyectos de capital privado que opten a la compra de los astilleros, como sostienen los sindicatos. Martínez Robles recordó que la situación de quiebra de los astilleros se generó por unas ayudas públicas indebidas concedidas al sector y la Comisión Europea obligó a España a devolverlas.

También se pronunció sobre este asunto el consejero de Innovación, quien señaló que lo esencial es que los astilleros sean competitivos y tengan carga de trabajo. Sobre la participación de la Junta en una de las empresas que opta a la compra del astillero de Sevilla, Vallejo manifestó que la Administración sólo tiene el 5% de esa sociedad y que "no se puede hacer la lectura de que la Junta opta a participar en ese proyecto empresarial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de febrero de 2006