La necesidad de comprar

Pocas veces Emilio Botín había dejado tan claro que necesita y quiere hacer compras. El presidente del Santander anunció ayer la disposición del banco a evaluar nuevas oportunidades de crecimiento a través de adquisiciones que creen valor para el accionista a medio y largo plazo. "No basta con tener crecimientos recurrentes importantes todos los meses para actuar en interés del accionista. Si el banco sólo hace eso se acaba la gasolina", afirmó.

El presidente del Santander explicó que esta estrategia de crecimiento a través de adquisiciones se realizará "cuando esté justificado", y admitió que en la actualidad no existe ninguna oportunidad a la vista. Botín defendió su estrategia de realizar compras con ampliaciones de capital, aunque algunos analistas lo han criticado porque diluye el valor de la acción y frena las subidas en Bolsa. "Soy un empresario y pienso en el medio y largo plazo. El mercado a veces juzgó muy ambiciosas algunas operaciones, pero se está demostrando que añaden valor a los accionistas", afirmó. No obstante, la acción del Santander ha subido en 2005 menos que la media de los bancos europeos.

Respecto a la compra del San Paolo-IMI, del que controla el 8,45%, dijo que "cada vez colaboramos más" y que ya se verá.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS