Ciegsa pone en marcha el instituto de Pedreguer en zona inundable pese al informe en contra de la CHJ

El centro carece de la licencia municipal definitiva y la Confederación no da una solución

Pedreguer cuenta desde el inicio del presente curso escolar con un nuevo instituto de educación secundaria. El centro está en funcionamiento desde el pasado mes de septiembre, pero en situación irregular, puesto que carece de la licencia definitiva que tiene que expedir el Ayuntamiento, que no se puede conceder porque la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha denegado la autorización para construir el centro debido a que el solar se encuentra en zona inundable, en el barranco del March. Pese a ello, la empresa pública Ciegsa construyó y puso en marcha el centro.

La Consejería afirma que sólo el 15% de la parcela, destinada a deportes, tiene riesgo
El dilema del alcalde es que no puede dar licencia ni dejar sin clase a los estudiantes

El Ayuntamiento de Pedreguer cedió en su día, cuando gobernaba el PP, un solar para la construcción del nuevo colegio de ESO de la localidad. La empresa pública Construcciones e Infraestructuras Educativas de la Generalitat, S. A. (Ciegsa), dependiente de la Consejería de Educación, adjudicó la obra en el verano de 2003 a la empresa Construcciones Chirivella con un presupuesto que superaba en un 10% el precio previsto de 4.893.221 euros. El Ayuntamiento, ya con el PSPV en el gobierno, concedió una licencia provisional, condicionada, entre otras cosas, a la preceptiva autorización de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) para construir el colegio en ese solar, debido a que se encuentra en zona de policía del barranco del March, cuyos desbordamientos lo convierten en inundable. Las obras empezaron en junio de 2004 y el 8 de julio los redactores del proyecto solicitaron a la CHJ autorización para construir el colegio. En septiembre la CHJ pidió a la promotora un estudio de inundabilidad y dos meses más tarde Ciegsa solicitó una prórroga para presentarlo. Finalmente, en septiembre del pasado año la CHJ emitió una resolución en la que denegaba la autorización para la construcción del colegio. Ciegsa recurrió, pero en diciembre pasado el organismo de cuenca desestimó el recurso y confirmó la denegación.

"El barranco del March, en su régimen natural, produce desbordamientos que afectan directamente a la parcela donde se solicita la construcción del instituto", señala el informe emitido en septiembre de 2005 por el área de gestión de dominio público hidráulico de la CHJ. El estudio concluye que "debido a la cercanía de la parcela a un cauce con desbordamientos constantes para periodos de retorno donde se proyecta la instalación de un instituto de enseñanza secundaria, parcela de la que aun introduciendo medidas correctoras no se elimina el riesgo de inundación, no parece la ubicación idónea para la actividad a desarrollar".

En estas condiciones, el Ayuntamiento de Pedreguer, ahora gobernado por los socialistas, no puede conceder la licencia definitiva. El problema es que el colegio ha sido puesto en marcha y desde el pasado mes de septiembre los niños acuden a diario a clase. El alcalde, Vicent Costa, del PSPV, tiene un problema, comenta la diputada autonómica socialista Ana Noguera. "No puede conceder la licencia, pero tiene a los niños en el colegio", explica la parlamentaria. "Si no damos la licencia ellos pueden dejarnos sin instituto", dice, por su parte, Costa, en referencia a la Consejería de Educación. "Y la CHJ tampoco dice qué remedio se puede poner", se lamenta Costa, que ha puesto el asunto en manos de sus abogados para que le indiquen qué puede hacer. "El suelo lo cedió el Ayuntamiento y la consejería lo aceptó, hizo el cambio de uso, pero sin pedir los informes a la confederación", añade. No obstante, el alcalde señala que la zona inundable del solar del colegio es la correspondiente al área deportiva y explica que el polígono industrial cercano, iniciado hace 10 años y ya consolidado, tiene más riesgo de inundación que el centro escolar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por su parte, desde la Consejería de Educación explican que el suelo lo cedió el Ayuntamiento y destacan que la zona inundable no afecta más que al 15% de la parcela, concretamente "una esquina" que es la destinada a zona deportiva. Añaden que el colegio se construyó con un sobreelevado para evitar los riesgos de inundación. Y aportan una solución: "El 15% afectado se va a quedar fuera, se va a vallar y se plantarán árboles, para que el Ayuntamiento pueda conceder la licencia definitiva", según un portavoz de este departamento de la Generalitat. Esta misma fuente añade que se estudia la posibilidad de llevar a los tribunales al Ayuntamiento, porque fue el que cedió el terreno, y alega que en la zona se ha hecho un PAI y se ha concedido permiso a varias fábricas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS