Reportaje:

El bufete Roca entra en la élite

El despacho del ex político facturó el año pasado 26,6 millones

"Yo puedo ser el abogado conocido, pero los buenos son los otros". De esta manera contesta el ex político Miquel Roca Junyent cuando se le pregunta por la influencia que puede haber tenido su pasado en el espectacular despegue y consolidación de su bufete como uno de los más influyentes de España. El año pasado tuvo una facturación de 26,6% euros, el 16% más que en 2004.

El bufete tiene 167 abogados en las oficinas de Barcelona, Madrid, Girona, Lleida, Mallorca y en tres meses abrirá el despacho de Nueva York
"Ya ha prescrito toda mi influencia política", dice Roca. Por eso, diez años después ofrecerá los servicios del despacho a todas las administraciones"

Miquel Roca Junyent, uno de los padres de la Constitución, se colegió como abogado en 1962, cuando acabó la carrera, aunque no empezó a dedicarse a esa actividad en serio hasta hace una década. Poco después abandonó la política para siempre al finalizar su mandato como concejal de CiU en la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona.

Precisamente hoy, 5 de febrero, hace diez años que el despacho Roca Junyent, Abogados Asociados ocupó la planta octava de un edificio de la calle de Aribau de Barcelona, muy cerca de la avenida Diagonal. Al nacimiento se sumaron tres letrados del bufete Segura de Luna y los abogados Màrius Miró, Jordi Calvo, Josep Maria Torres y Eduard Sagarra. "Ellos aportaron la experiencia; yo, la ilusión", afirma Roca.

Ahora el despacho tiene 167 profesionales, 45 de los cuales son socios, y ocupan seis plantas en el mismo edificio. La mayoría (112) trabajan en esas dependencias y otros 33 abogados ocupan el despacho de Madrid, abierto unos meses después que el de Barcelona. También tienen despacho en Palma de Mallorca, Girona, Lleida y una oficina en Moscú y Buenos Aires. En tres meses también abrirán oficina en Nueva York.

Una década después, Roca Runyent afirma con modestia pero a la vez con desparpajo que "ya me ha prescrito toda" la influencia que pueda tener su pasado político. Por eso, anuncia que no tendrá ningún rubor en ofrecerse a la Administración, sea local, autonómica o estatal.

"Nos queremos descarar, porque la firma del despacho en un informe es importante, pero lo que realmente importa es su contenido, la calidad". Roca recuerda que su bufete "debe ser el único de los grandes despachos españoles" que no ha participado en la asesoría legal de privatización de una empresa pública. Y eso que, por facturación, se sitúa entre los cuatro o cinco más importantes, por detrás de los Garrigues, Uría y Cuatrecasas.

Ningún despacho en España ha crecido tanto en tan poco tiempo. El secreto, dice Roca, es ofrecer calidad y un asesoramiento integral. A empresas, básicamente en las áreas de derecho fiscal y mercantil, pero también a particulares en otras ramas del Derecho. La cartera actual es de 2.000 clientes y son 10.000 el número de asuntos vivos. "Estamos en las grandes operaciones, pero no abandonamos ni las medianas ni las pequeñas. Para nosotros no hay asunto pequeño", afirma.

La importancia del arraigo

Sostiene Roca que otra clave del éxito es su arraigo en España y no competir con despachos europeos. "No queremos morir de éxito y el crecimiento sólo nos interesa para mantener el mismo nivel de calidad que tenemos". Y como buen catalán, Roca tampoco se olvida de hablar de la pela. "Desde hace años ganamos lo mismo porque lo reinvertimos en la empresa". Eso también es muy catalán.

Miquel Roca Junyent.
Miquel Roca Junyent.GARCÍA CORDERO

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 04 de febrero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50