Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Santana Motor se sube al tren

La planta de Linares empieza la producción de los vagones para los metros andaluces

Santana Motor ya no es una factoría exclusivamente automovilística. Medio siglo después de que salieran de su fábrica los primeros vehículos todoterrenos, la empresa de Linares (Jaén), actualmente propiedad de la Junta de Andalucía, se agarra a su plan de diversificación industrial para encarar su futuro con más garantías.

La primera consecuencia de ese plan ha sido la creación de la empresa mixta CAF-Santana y la apertura en esta semana de la nueva planta de montaje de trenes ligeros para los metros de andaluces.

Inicialmente se han construido dos naves de más de 4.000 metros cuadrados, mediante una inversión de tres millones de euros

En el mes de abril está previsto que salgan las primeras unidades para el Metro de Sevilla fabricadas en la planta linarense gestionada por la empresa mixta compuesta entre Santana Motor y la compañía vasca Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), fundada en 1917 y que centra su actividad en el diseño, fabricación, mantenimiento y suministro de material móvil y equipos y componentes para sistemas ferroviarios.

Este proyecto, en el que CAF participa con el 67% y Santana Motor con el 33%, prevé que para el verano de 2007 estén listas las 16 unidades contratadas para el Metro hispalense. No obstante, el consejero delegado de CAF-Santana, Alejandro Legarda, ha anunciado que la compañía optará también a los concursos para la fabricación de los vagones para los metros de Málaga y Granada y, en una fase posterior, aspira a fabricar tranvías, trenes regionales y de largo recorrido.

Por todo ello, está previsto que los 29 trabajadores con que cuenta la planta en la actualidad (procedentes de Santana) pasen a 50 en este primer semestre y, en una fase posterior, se llegue hasta los 200.

Inicialmente, se han construido dos naves de superficie cubierta, con más de 4.000 metros cuadrados con una inversión inicial de tres millones de euros. La segunda fase, prevista para finales de 2007 y en la que se invertirán otros 2,3 millones, prevé ampliar las instalaciones con entre 3.000 y 5.000 metros cuadrados, en función del volumen de pedidos que se haya alcanzado en ese momento.

Diversificación industrial

"Es la primera vez en la historia que en Andalucía se fabrican trenes, y esto va a suponer una explosión industrial en toda la comarca linarense", señala el consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Vallejo, uno de los artífices del plan de diversificación industrial diseñado por Santana Motor, que tendrá su continuidad con la fabricación, a partir de abril, de aerogeneradores de energía eólica gracias al acuerdo con la compañía Gamesa, y otro proyecto industrial, aún por determinar, que se instalará en La Carolina.

Con ese holding de capital público y privado, la Junta de Andalucía espera amortiguar los efectos que tendrá la salida de la multinacional japonesa Suzuki de Santana Motor en el año 2008. Además, la Junta de Andalucía ha anunciado la creación en Linares de un centro de innovación y tecnología para todas las industrias andaluzas de transporte terrestre, que ocupará inicialmente un edificio de 1.500 metros cuadrados cedido por Santana.

CAF-Santana pretende que sean las empresas andaluzas y, especialmente, las industrias auxiliares de la comarca linarense las que se beneficien de su proyecto industrial. La empresa reunió en días pasados a un centenar de firmas para presentarles sus necesidades logísticas y explorar las posibilidades de suministro de componentes por parte de proveedores andaluces. Sus necesidades van desde los amortiguadores, el cableado, el vidrio de las ventanillas y los asientos de los vehículos hasta los equipos de aire acondicionado y detección de incendios, electrónica de abordo o la pintura y los generadores eléctricos. De momento, los sindicatos han mostrado su preocupación por el escaso interés que han mostrado las industrias del parque de proveedores de Santana por involucrarse en el proyecto.

Centros de producción

CAF, que en 2004 obtuvo un beneficio neto atribuido de 14 millones de euros y sus ventas alcanzaron los 578 millones de euros, cuenta con cuatro centros de producción en Beasain (Guipúzcoa), Zaragoza, Irún y Elmira (Nueva York). Entre los contratos logrados el último año destacan el suministro de trenes de alta velocidad y rodadura para Renfe por 400 millones, el de trenes de metro para Bruselas por 100 millones y el de varias series de coches para el suburbano de Madrid por 500 millones.

La compañía es una de las más importantes de un sector, el ferroviario, con unas ventas anuales de unos 1.000 millones de euros y la perspectiva de poder alcanzar los 1.350 millones en cada uno de los próximos 10 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de enero de 2006