Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mieras, Llach y Novell arropan la salida del nuevo libro de Biel Mesquida

'Els detalls del món' reúne 60 relatos escritos entre 2002 y 2005

La consejera de Cultura de la Generalitat, Caterina Mieras, el cantante Lluís Llach y la actriz Rosa Novell fueron algunos de los amigos de Biel Mesquida (Castellón de la Plana, 1947) que acompañaron el jueves al escritor en la presentación en Barcelona de su último libro, Els detalls del món (Empúries). El volumen recoge 60 narraciones breves escritas entre los años 2002 y 2005.

Algunos de los relatos han sido publicados anteriormente en el Diario de Mallorca, rotativo con el que Mesquida colabora asiduamente; otros fueron recogidos en las famosas plaguetes del autor (cuadernos escolares en los que va recopilando escritos) y permanecían inéditas.

Alentado por la capacidad de convocatoria, Mesquida convirtió su intervención en el acto en una suerte de performance reivindicativa, a pleno pulmón y en tono declamatorio, que se entretuvo en multitud de demandas. Proclamó su hartazgo sobre el tema del Estatuto -"nos están haciendo perder el tiempo a todos" fue lo más moderado que dijo al respecto-, se quejó de que, tantos años después de su eclosión, "la cançó aún no marcha", lamentó las amenazas a la lengua catalana que percibe en su uso social -"la lengua está muy fastidiada, pero tenemos muchos elementos para que no desaparezca"- y también se quejó de que "la literatura catalana tampoco marcha, no vemos nada claro lo de Francfort".

Mesquida reconoció que tenía la sensación de que se estaba "pasando", pero se escudó en la obligación de denuncia y crítica que corresponde a los artistas y escritores. No tuvo reparo en confesar que estaba sacando rédito a la presencia de Mieras y de otras "autoridades", como la del director del Instituto Ramon Llull, Xavier Folch, sentado junto a la consejera, ambos en primera fila. En el capítulo de quejas, el escritor mencionó también la situación de la universidad catalana, "que está llena de miserias, es un reino de taifa, no hay investigación". El propio Mesquida trabaja en la Universidad de las Islas Baleares y en las últimas semanas esta ocupación profesional le ha puesto en el centro de una polémica, al ser acusado de absentismo y de incumplimiento de la jornada laboral.

Mieras señaló que su presencia en la presentación de Els detalls del món no respondía únicamente a su amistad con el autor, sino que debía considerarse también como un acto de desagravio, "porque se le está sometiendo a una persecución intolerable en Mallorca".

Con su extenso pliego de quejas y la forma de plantearlas, Mesquida dejó claro lo que momentos antes había apuntado Lluís Llach, amigo del escritor desde sus años de juventud. "Cuando tenía 20 años era un provocador y lo sigue siendo, lo cual está muy bien porque el artista que se acomoda pierde la creatividad".

El periodista Emilio Manzano elogió el rico trabajo con el lenguaje que Mesquida plasma en el libro, y recomendó su lectura "en pequeñas dosis" para poder paladearlo a placer en toda su intensidad. Para abrir boca, la actriz Rosa Novell leyó algunos fragmentos de estas narraciones escritas por Mesquida con voluntad poética y con el deseo de que sean releídas en voz alta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de enero de 2006