Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Visita desastrosa a la zona del desastre

La gira de una delegación del Parlamento Europeo a la zona del incendio de Guadalajara frustra a alcaldes y víctimas

Una delegación del Parlamento Europeo visitó ayer a la carrera los montes de La Riba de Saelices (Guadalajara) donde un incendio se llevó este verano 11 vidas humanas y 13.000 hectáreas de montes. La gira tenía la buena intención de elaborar un informe con medidas para evitar los graves incendios que han azotado Europa, pero se topó con un desastre organizativo. La visita a la zona en que se originó el incendio duró 12 minutos; la estancia en la zona afectada, 15; la reunión con los alcaldes no existió; el encuentro con los familiares de las víctimas se redujo a 25 minutos; la recepción a los agentes sociales se cortó sin que hablaran todos (un minuto de palabra por cada uno de los 20 asistentes), y la rueda de prensa de los europarlamentarios fue sin preguntas porque se les hacía tarde para tomar un vuelo hacia Huelva.

Gerardo Galeote preside la comisión que visitó la zona, que está formada por los populares europeos Luis de Grandes y Nikolais Vakalis; los socialistas Inés Ayala, Luis Manuel Capoulas y Edite Estrela; Alfonso Andria y Pedro Guerreiro. Los alcaldes de los municipios afectados (Cicuelos, Ablanque, Anquela, Cobeta, La Riba de Saelices, Santa María del Espino y Villarejo) fueron citados a las 8.30 en La Riba. Allí esperaban junto al consejero de Medio Ambiente, José Luis Martínez. A las 9.30 y a dos grados de temperatura estaban impacientes. "No va a dar tiempo a nada, porque de aquí a Guadalajara hay 102 kilómetros y tienen citados a las familias de las víctimas a las 11.30", auguraba el alcalde de La Riba, José Luis Samper.

Como los eurodiputados llegaron en autobús (a las 10.05) y en ese vehículo tenían intención de transitar por los caminos forestales embarrados y nevados que conducen a la Cueva de los Casares, donde están las barbacoas en las que se originó el desastre, Medio Ambiente los montó en 35 todo terrenos. Allí, el consejero, a preguntas de Galeote y De Grandes, explicó el plan de recuperación de la zona (dotado con 20 millones de euros en la primera fase) y se rindió homenaje a los 11 fallecidos: un minuto de silencio y el depósito de 11 rosas blancas. Total, 12 minutos.

La comitiva subió a los montes, a lo que fueron los Pinares del Ducado de Medinaceli, hoy convertidos en 600.000 metros cúbicos de madera quemada. Allí se vivió esta escena. Los alcaldes se colocaron de espaldas a un desnivel de unos cinco metros, rodeados por la prensa en un radio de un metro. Galeote les pidió que, en un máximo de un minuto por barba, se explicaran a los eurodiputados. Los regidores dijeron que era poco tiempo y, además, pidieron que la prensa se retirara unos metros, porque no había espacio material. Luis de Grandes se acercó: "No, porque no hay democracia sin opinión pública y los medios de comunicación son notarios de estas cosas". Entonces comenzó una discusión bizantina y acabó la visita. Con bronca. Tiempo total, 15 minutos. Los diputados y la prensa se fueron a Guadalajara y cada alcalde a su pueblo.

La comitiva llegó a la reunión con las familias de las víctimas con una hora de retraso. Hablaron Luis Solano, padre de un fallecido, y Goretti Almansilla, hija de otro muerto. El primero fue extraordinariamente crítico con los Gobiernos central y regional y entregó un escrito con medidas posibles y contra la "sectaria y antidemocrática" comisión de investigación. Fueron cinco minutos. El resto, hasta los 25 minutos totales, los usaron los diputados para solidarizarse en el dolor y aclarar, como hizo Edite Estrela, que la delegación no es una comisión de investigación. Los familiares salieron frustrados y acabaron discutiendo entre ellos cuando uno le dijo a Goretti Almansilla, la única que dijo que hay que respetar el resultado de la investigación: "Si tu padre no hubiera ido a trabajar [no estaba de guardia] mi hijo estaría vivo".

Para cerrar, otra discusión. Primero Galeote dijo que nadie les había puesto impedimento para la gira. Luego el socialista Miguel Ángel Martínez quiso zanjar "el rumor perverso" de que se había intentado que se vetase a la prensa. Al cabo, De Grandes dijo que se habían puesto trabas a los medios y que incluso los alcaldes habían querido ocultarse de la prensa. Excusas mediante por los retrasos y la falta de tiempo, los eurodiputados tomaron el autobús hacia el aeropuerto de Barajas, mientras los familiares seguían desconcertados, los alcaldes hacían una nota de protesta y la prensa intentaba aclarar qué había pasado exactamente y, sobre todo, quién había decidido que no estuvieran en una reunión celebrada la noche anterior entre los delegados europeos y el Gobierno regional. La Junta decía que el Parlamento Europeo (organizador de la gira) y los de este organismo que la Junta.

Protestas e indignación

El incendio de Guadalajara ha pasado de desastre humano y ecológico a objeto de pugna política. Y, ayer, durante la brevísima y a mata caballo visita europea, del incendio como tal casi ni se habló. Y medidas sólo se esbozó una: modificar el fondo de solidaridad europeo para que se pueda atender a las víctimas de desastres naturales. El resto fueron protestas.

Los familiares pidieron una nueva reunión y más tiempo, pero se les emplazó a hablar en la Audiencia Pública sobre desastres naturales que el Parlamento Europeo celebrará el 6 de marzo.

Los alcaldes solicitaron más tiempo, pero el PP interpretó otra cosa. Los regidores hicieron público un escrito en el que muestran su "indignación y protesta" por la gira y lamentan "el trato recibido" por la delegación europea, organizadora del viaje. "No hemos tenido oportunidad de mantener una mesa redonda donde expresar nuestras propuestas e iniciativas" ni "de escuchar el objetivo de la delegación europea", escribieron. Gerardo Galeote se ha comprometido a reunirse con ellos el sábado en Guadalajara. Luis de Grandes protestó por los vetos de la Junta de Castilla-La Mancha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de enero de 2006

Más información