Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV rechaza la "tutela de ETA o las Fuerzas Armadas" en el proceso de paz

El portavoz de la Ejecutiva del PNV, Íñigo Urkullu, y hombre de confianza del presidente peneuvista, Josu Jon Imaz, denunció ayer la "tutela" que a su juicio tiene atribuida el Ejército con el artículo octavo de la Constitución -el mismo que invocó el general arrestado José María Mena- en el debate territorial que tiene en marcha España.

El portavoz peneuvista aseguró, además, que para que la mesa de partidos vascos pueda realizar, sin exclusiones y en ausencia de violencia, un "diagnóstico compartido" que conduzca a la pacificación y la "solución del llamado problema vasco", no se puede pedir a ningún partido que "renuncie a sus principios, como pretende el Pacto Antiterrorista", ni hacerlo "con la tutela de organizaciones armadas, sea ETA o el Ejército español".

En su intervención, Urkullu consideró al Ejército como una "tutela impuesta", un condicionante para el "ejercicio legítimo y democrático de lo que son las expresiones políticas" en ese debate territorial. El dirigente peneuvista calificó de "anacronismo" el artículo octavo de la Carta Magna -que presenta al Ejército como garante de la unidad nacional- y defendió una relectura constitucional también para ese apartado.

Preguntado posteriormente si veía en el Ejército una amenaza real, Urkullu sacó a colación el caso del general Mena, "episodio que no es baladí", apuntó, y en ese momento precisó -en aras a no poner al mismo nivel a la organización terrorista y al Ejército- que el primer responsable de la violencia es ETA, aunque rechazó cualquier imposición o tutela que venga del estamento castrense, al que en su segunda intervención sobre el tema calificó de instancia armada.

"Insulto inadmisible"

El PP, sin embargo, se quedó con el trazo grueso de la intervención de Urkullu y calificó de "insulto inadmisible" la "comparación que hizo de una banda terrorista" como ETA, con una institución democrática como el Ejército, en palabras del portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda.

Los populares exigieron al PNV una disculpa "por respeto a los centenares de militares asesinados por ETA". "En democracia no todo vale: que el PNV esté acostumbrado a equiparar a víctimas con verdugos, a ETA con el Ejército o a demócratas con terroristas no justifica ni disculpa el continuo uso de esas referencias. Cada vez que lo hace, el PNV se aleja de los valores democráticos en interioriza más los postulados más radicales de los terroristas", sostuvo Barreda.

Urkullu consideró "positivo" el discurso de la víspera del presidente José Luis Rodríguez Zapatero en relación con el proceso de paz, pero le pidió "valentía" como la demostrada en 2005 con la declaración el Congreso de los Diputados y superar el "vértigo" que pueda sentir para dar otro paso. Urkullu le animó a liberarse de las "ataduras" del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de enero de 2006