Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA DEL ESTATUTO CATALÁN

El líder del PSC urge a lograr un acuerdo para no beneficiar a los adversarios

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, apremió ayer a los negociadores del Estatuto catalán a llegar a un acuerdo rápido y a no prolongar las conversaciones "más allá de lo que sea necesario" porque "una negociación injustificadamente prolongada sólo favorece a los contrarios del Estatuto". En este sentido, y durante una conferencia organizada por el Colegio de Periodistas de Lleida, Maragall criticó abiertamente a Convergència i Unió por el pesimismo y el "tacticismo" empleado por sus negociadores en las últimas semanas.

El presidente catalán aseguró que entiende el papel que están adoptando los diversos miembros del cuatripartito -los partidos que forman el Gobierno y CiU- en el tramo final, pero advirtió de que alargar la negociación no conviene a ninguno de los que realmente quieren alcanzar un acuerdo. "Los que cuentan cada día los beneficios de un pesimismo táctico han de saber que están haciendo daño, tal vez de una forma imperceptible pero cierta, a la moral de la ciudadanía y a la credibilidad de la clase política", dijo en clara alusión a CiU, que en los últimos días ha amenazado en varias ocasiones con descolgarse de la negociación si los resultados no son de su agrado.

Entiende el dirigente socialista catalán que, llegados a este punto, los agentes que intervienen en el debate estatutario han de mostrarse más resolutivos y dejarse de posiciones tácticas. También dijo que la negociación del Estatuto entre el Gobierno español y los cuatro partidos catalanes que apoyan la propuesta avanza de forma inexorable y que el ruido que su posible aprobación provoca en determinados ámbitos, principalmente en Madrid, ha empezado a remitir.

Convencer a los españoles

Después del encuentro del martes con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y con los máximos representantes autonómicos socialistas, Maragall se muestra más optimista acerca del resultado final de la negociación, y ese estado de ánimo le llevó en la tarde de ayer a realizar una afirmación categórica: "Tendremos Estatuto y será un buen Estatuto".

Maragall defiende que los partidos catalanes que reclaman un nuevo Estatuto para Cataluña deberían ir más unidos que nunca para llegar a un acuerdo "razonable y ambicioso" antes del inicio de la discusión en la Comisión Constitucional. Maragall aseguró que los tres partidos que gobiernan en Cataluña "tienen claro qué quieren, como lo quieren y cuando lo quieren", aunque ello no es suficiente si no se convence a los españoles de que lo que es bueno para Cataluña también es bueno para España.

Por otra parte, el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, abrió la puerta durante la cena de los líderes regionales del PSOE a que el término nación pueda figurar en el preámbulo del Estatuto. "Es un tema que está abierto en la negociación y sobre el cual no hay ningún tipo de acuerdo", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de enero de 2006