Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una insuficiencia respiratoria lleva a Cheney al hospital durante unas horas

Cuatro horas después de que ingresara debido a una dificultad respiratoria, el vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, era dado de alta ayer de un hospital de Washington. Desde su oficina de prensa se informaba: "El vicepresidente ya está en casa".

Cheney, quien ha sufrido cuatro ataques al corazón y cumplirá 65 años a finales de este mes, fue llevado a las tres de la madrugada (hora local; nueve de la mañana, hora peninsular española) de ayer al Hospital Universitario George Washington. El equipo médico le practicó un electrocardiograma para comprobar el estado de su corazón y determinaron que todo estaba en orden. El parte médico establece que Cheney "retenía líquidos como resultado de una medicación antiinflamatoria que se le administraba por un problema en un pie". Se le recetó un diurético y se le dio de alta.

En septiembre del año pasado, Cheney fue sometido a cirugía para eliminar coágulos sanguíneos, después de que sus médicos le encontraran un aneurisma en su rodilla derecha durante un chequeo de rutina. En noviembre de 2000, se le efectuó una angioplastia tras sufrir su cuarto ataque cardiaco desde 1978. Cheney tiene implantado un marcapasos desde junio de 2001 para regular su ritmo cardiaco y se le realizó un cuádruple bypass coronario en 1988.

La semana pasada, Cheney caminaba con la ayuda de un bastón. Una portavoz de la oficina de prensa de la vicepresidencia no aportó datos concretos sobre el estado del pie izquierdo de Cheney. Sólo comunicó que se trataba de una reaparición de una afección que estaba siendo tratada con "reposo y antiinflamatorios".

El presidente fue informado de que la salud de su segundo no corría peligro. Bush habló a mediodía con Cheney. El portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, rechazó ayer cualquier duda sobre el futuro del vicepresidente en la Administración al asegurar que el presidente no estaba "en absoluto" considerando reemplazar a Cheney. "El vicepresidente está haciendo un gran trabajo por el pueblo americano", dijo McClellan. "Cheney es un miembro muy importante del equipo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de enero de 2006