Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos testigos señalan al padre y dos tíos de la niña atropellada como autores de los disparos

La policía sigue buscando a los familiares de la menor, que huyeron tras matar a Gaspar García

La policía de Sevilla sigue buscando a tres personas que huyeron el domingo después de que, al menos uno de ellos, matara a tiros al conductor de un coche que acababa de atropellar a una niña de siete años, que resultó herida leve. Los huidos son dos tíos y el padre de la menor. Los testigos dijeron a la policía que uno o dos de ellos fueron los autores de los disparos que acabaron con la vida de Gaspar García, de 64 años. Los hechos ocurrieron a las puertas de un albergue juvenil de la Junta, pero las cámaras de seguridad exteriores del recinto no grabaron lo sucedido porque están estropeadas.

El jefe superior de Policía en Andalucía Occidental, Enrique Álvarez Riestra, señaló ayer que de la investigación se desprende que los familiares de la niña vieron el accidente y a continuación la emprendieron a tiros con Gaspar García "sin mediar palabra". Los tres huidos tienen antecedentes por robo y delitos contra el patrimonio, y están identificados por la policía. Ésta detuvo el domingo a otros cuatro parientes de la niña (tres hombre y una mujer). El domingo por la noche los puso, aunque uno de los hombres, de 26 años y también tío de la menor, seguía detenido por encubrimiento al cierre de esta edición. Según fuentes de la investigación, el individuo se ha negado a prestar declaración ante la policía y hoy está previsto que pase a disposición judicial.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 14.00 horas del domingo en la calle de Isaac Peral, a las puertas de un albergue juvenil propiedad de la Junta de Andalucía. Gaspar García se dirigía en su coche al Hospital Virgen del Rocío, en el que trabajaba como celador. Al pasar ante el albergue, varios niños de una familia de etnia gitana y vecina del asentamiento chabolista de El Vacie, cruzaron la calle. Según el jefe superior de policía, García intentó frenar su coche, pero "se le echaron encima" e impactó contra la menor, aunque no llegó a arrollarla y le golpeó levemente. Álvarez Riestra añadió que García conducía "prudentemente". "La velocidad a la que iba tenía que ser baja porque el golpe no dejó señales en el coche", explicó el jefe superior de policía

Varios familiares adultos de la niña vieron el accidente desde las furgonetas que tenían aparcadas en la acera opuesta al albergue y a las que, supuestamente, se dirigían los niños. Según han declarado ante la policía dos testigos del suceso, uno de los adultos, presuntamente el padre de la niña, salió de la furgoneta y disparó contra el conductor del coche. Gaspar García recibió nueve tiros, seis de ellos en la cabeza, aunque en el lugar se han encontrado 11 casquillos de bala de un arma de calibre 635. El hombre no llegó a salir del coche, a lo único que le dio tiempo fue a abrir la puerta del vehículo y adelantar la pierna izquierda. Murió antes de apoyar la pierna derecha en el asfalto.

La policía no ha determinado todavía si los disparos fueron efectuados por una o dos pistolas, aunque sí precisó que se efectuaron a corta distancia de la víctima y por el lado de su ventanilla (la derecha).

Más de un centenar de compañeros de trabajo de Gaspar García guardaron ayer un minuto de silencio ante las puertas del hospital de Traumatología del Virgen del Rocío, donde la víctima había trabajado los últimos 14 años como celador. Sus amigos y conocidos lo definieron como una persona educada y con predisposición al trabajo.

La víctima residía hasta hace unos meses en el centro de Sevilla, pero recientemente se mudó a Coria del Río (a la calle Ciudad de Cabra), una localidad del Aljarafe, en la que a partir de marzo tenía previsto disfrutar de su próxima jubilación. El Ayuntamiento de Coria decretó ayer un día de luto oficial. Un grupo de vecinos del municipio se concentró silenciosamente sobre las seis de la tarde en la puerta de la casa del fallecido. El entierro de la víctima se celebrará previsiblemente a lo largo del día de hoy si lo autoriza el Juzgado de Instrucción número 18, que se ha hecho cargo del caso.

En el área infantil del hospital donde trabajaba Gaspar García pasó la noche del domingo la niña herida leve en el atropello, que ayer fue dada de alta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de enero de 2006