Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El Archivo de Salamanca

Cargos públicos del PP, además de familiares, amigos y algunos jubilados (menos gente que esperaban los organizadores, lo que puede calificarse como un fracaso), se concentraron ante las puertas del Archivo de Salamanca, manifestando su oposición al traslado a Cataluña de los legajos robados por las huestes franquistas en la "guerra incivil española" (como precisamente la calificó Unamuno).

Ha sido un episodio más de la manipulación y el esperpento al que nos tiene acostumbrados el principal partido de la oposición, agravado por la cerril y chabacana utilización, mediante una pancarta, del lema unamuniano "venceréis pero no convenceréis", máxime cuando varios descendientes del insigne rector de nuestra Universidad (44 firmas) han manifestado públicamente su oposición al uso torticero del lema en esta protesta por parte del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Salamanca. Esa pancarta ha estado colgada en el balcón del Ayuntamiento salmantino desde noviembre hasta el comienzo de las fiestas navideñas, ante el estupor generalizado de muchos ciudadanos que nos visitan, porque interiorizan una imagen negativa de nuestra ciudad que no es real y en ningún caso se merece. El PP ha iniciado un peligroso giro hacia la ultraderecha más reaccionaria y montaraz y alguno de sus líderes debería poner freno a este desaguisado. No es de recibo que en la concentración se corearan gritos de viva Franco, ante el jolgorio y la satisfacción de los políticos presentes (gobernantes del Ayuntamiento, Diputación y Junta de Castilla y León) y que nadie haya tenido el sano juicio de condenar esas proclamas. No obstante, la opinión pública tiene que saber que ese icono de Salamanca como sociedad caciquil, casposa y ultramontana que el PP y sus poderes mediáticos quieren vender (con mucho ruido) ha quedado afor-tunadamente relegada a un segundo plano y la sociedad salmantina es solidaria, abierta, culta, identificada con su Universidad y decididamente comprometida con el progreso, la tolerancia y la libertad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de enero de 2006