OPINIÓN DEL LECTORCartas al director
i

El 'graffiti' no mata

Partiendo de la premisa de que no tod@s l@s graffiter@s somos iguales, me gustaría contestar a Rosa Santos, que a día 27 de diciembre se ha quedado más ancha que larga diciendo que el graffiti mata. ¡Toma ya!

Con estas afirmaciones ¿cómo no me van a mirar mal cuando esté pintando o cómo no nos van a medir a tod@s con el mismo rasero?

Mi condición de escritor de graffiti ¿me convierte en asesino? o al igual que Madrid y las grandes urbes sucumben a esta enfermedad ¿estaré yo enfermo?

Cierto es (y le doy la razón a Rosa) que todo Madrid -y no sólo las zonas que ella cita- está lleno de firmas que deslucen las fachadas, puertas y demás mobiliario urbano en general, haciendo, de paso, un flaco favor a nuestro movimiento artístico, pero de ahí a asegurar que "el graffiti mata" hay un largo camino.

Igualmente, y en eso también coincido con ella, Madrid ya no es lo que era, pero no por culpa del graffiti, y también es cierto que Madrid está enfermo, enfermo de hipocresía.

Hipocresía en la calle de la Montera, en las obras de la M-30, en las listas de espera de los hospitales, en el mundo laboral, en la especulación inmobiliaria e hipocresía en boca de cualquiera que me llame "vándalo, terrorista urbano o asesino".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de diciembre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50