Chaves afirma que ha evitado la discriminación entre autonomías

El presidente dice en su discurso de fin de año que el desempleo es aún el principal problema

El presidente de la Junta, Manuel Chaves, afirmó ayer, durante el tradicional mensaje de fin de año, que ha cumplido el compromiso de evitar cualquier discriminación entre comunidades en las negociaciones de los estatutos de autonomía. Chaves, quien reconoció que el principal problema de Andalucía sigue siendo el desempleo, defendió el crecimiento económico de la región y el papel de la UE. También recordó a las víctimas de la violencia machista.

"Hace justo un año les dije que Andalucía no iba a permitir, ni por activa ni por pasiva, que se introdujeran elementos de discriminación entre las distintas comunidades autónomas. Creo honestamente que he cumplido mi palabra de defender a Andalucía y de defender al mismo tiempo la idea cabal, solidaria y justa de España que tenemos los andaluces. Les garantizo que nada ni nadie me hará titubear en ese compromiso". De esta forma se refirió ayer el presidente de la Junta a la negociación abierta en España sobre los estatutos y a las denuncias del PP sobre la supuesta prevalencia de Cataluña frente al resto de regiones.

Sin embargo, Chaves no quiso dirigir ningún mensaje crítico sobre el proceso de reforma, que "entra en su fase decisiva", según dijo. Por el contrario, agradeció los esfuerzos de los partidos políticos, "y en especial a los que conforman la oposición".

Crecimiento

Chaves también defendió el crecimiento de la comunidad andaluza, sin ocultar que tiene problemas y que, de éstos, el desempleo, según sus propias palabras, sigue siendo el principal. El presidente dibujó una región "más prospera, más justa, más libre, cargada de autoestima y sólida, con más capacidad de integrar a un número creciente de ciudadanos con nuevos proyectos e iniciativas". El dirigente andaluz atribuyó la situación a los "esfuerzos de todos": trabajadores, empresarios, organizaciones sociales, educadores e investigadores. Sin entrar en cifras -para no cansar, afirmó-, aseguró que "miles de familias andaluzas han visto cómo uno de sus miembros encontraba este año un puesto de trabajo del que antes no disfrutaba".

El jefe del Ejecutivo también reconoció el papel que ha tenido en el crecimiento regional el ingreso de España en la Unión Europea, hecho del que se cumplen 20 años en el inminente 2006. Chaves defendió una vez más el reciente acuerdo de los 25 jefes de Estado y de Gobierno, que permitirá a Andalucía seguir recibiendo fondos hasta el año 2013. "Hasta ese año, Europa seguirá siendo solidaria con Andalucía y continuaremos recibiendo fondos europeos, lo que nos brida una nueva oportunidad de seguir avanzando, más y rápidamente, hasta situar a la comunidad entre las regiones más prosperas del continente", apostilló el presidente andaluz.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tampoco fue muy preciso el presidente sobre los retos para el próximo año y se limitó a enumerar los objetivos generales: los jóvenes, la igualdad de la mujer, los mayores, aquellos que se encuentran en situación de dependencia y los adolescentes. Sobre este último grupo, Chaves destacó la importancia de los educadores a quienes dedicó un reconocimiento expreso.

Chaves no quiso despedir el año sin recordar de forma especial a las víctimas de la violencia machista: "Quiero recordar a las mujeres que, a lo largo de este año y algunas de ellas en fechas bien recientes, han sido víctimas de la violencia de género, tan incompatible con una sociedad democrática y avanzada". También recordó en su discurso a los fallecidos o heridos en los "demasiados accidentes de tráfico que se producen".

El presidente del PP, Javier Arenas, criticó que Chaves, utilizara su discurso para dibujar una Andalucía "que no tiene nada que ver con la realidad" y no aprovechara para "plantar cara al nacionalismo insolidario".

El coordinador general de IU, Diego Valderas, destacó que Andalucía se encuentra en un momento "complicado", por lo que advirtió al presidente de que "no es el momento de discursos complacientes".

Por último, el secretario general del PA, Julián Álvarez, dijo que el discurso fue propio de "de un jefe de Estado que no se compromete y que no es dirigente político de compromisos".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS