Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los Reyes Magos del Dakar

Una fundación lleva con el rally 40 toneladas de material sanitario a África

Los Reyes Magos llegarán el 6 de enero a Mauritania y Mali, dos de los países más pobres del mundo. Pero no lo harán a camello, como pide la tradición, sino encaramados a un reluciente quad y tres motos que permanecerán allí una vez se despida la caravana del rally Dakar, al igual que las más de 40 toneladas de material sanitario que la fundación Dakar Solidario repartirá entre los hospitales mauritanos de Chinguetti, Atar y Nuakchott.

Xavier Mir es, además de un amigo para ellos, el cirujano encargado de enmendar los descalabros óseos que sufren en sus manos los motoristas Pedrosa, Melandri, Elías y Roma, en sus aterrizajes forzosos varios. Es el patrón de esta fundación de ayuda humanitaria que mira directamente a África. "Lo peor de todo lo que ocurre en África es que, en los últimos años, lejos de mejorar, la situación es cada vez más precaria allí", se lamenta Mir, que en 2006 se embarcará por segundo año consecutivo en esta aventura que marcha en paralelo al rally por etapas más largo y exigente del mundo. "La idea surgió cuando operé a Nani [Roma] en 2003, poco antes de que ganara el Dakar en motos", explica el galeno. "Nani me convenció para que fuera al Dakar porque la experiencia valía la pena. Y tenía razón", abunda el doctor, que el pasado año se enroló en el equipo KTM Repsol gracias también a la mediación de Jordi Arilla, otro de los puntales de la organización.

La extrema precariedad de los lugares por donde la prueba transcurre otorga a la caravana del rally una infraestructura inmejorable para transportar material sanitario que, de enviarlo por libre, vería reducido su contenido en cada frontera.

En lugar de enrolarse como uno más en el equipo del piloto de Folgueroles, este cirujano catalán fue más allá. "Me puse en contacto con el Hospital de la Vall d'Hebrón y el Instituto Dexeus, los centros donde opero, y éstos se volcaron en el proyecto y cedieron dos toneladas de medicinas", matiza el médico al tiempo que destaca la labor de Beatriz Lerrinque, la doctora responsable del hospital de Chinguetti, sin cuya planificación previa esta acción solidaria sería mucho menos efectiva. "Me comunica las carencias más urgentes de los hospitales y entre todos los implicados tratamos de conseguir el material. Este año disponemos de 20 veces más material que en la pasada edición", apostilla Mir, que ayer mismo se enfiló en uno de los camiones del equipo Repsol rumbo a Lisboa, ciudad sede este año del inicio de la prueba. Con él, un 20% del total del material conseguido: ecocardiogramas, electro bisturís, alimentación infantil y 3 incubadoras. "En una de ellas estuvo un tiempo mi hijo, que nació prematuro", abunda el doctor, que al igual que el resto de los implicados en la fundación recibirá con los brazos abiertos el 80% restante del cargamento en Nuakchott, por aire y proveniente de Marsella. En total, unas 78.000 medicinas, el consumo anual estimado por el equipo de la doctora Lerrinque, llegarán a Mauritania al tiempo que la caravana del rally cruce por allí.

"Lo que hace grande el proyecto es la gran implicación de la gente, bien sean empresas, pilotos o gente anónima", agradece Xavier Mir, un Rey Mago muy especial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de diciembre de 2005