Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Alonso y Arteta, hace 11 años

Los dos jugadores, formados en un club de barrio, se enfrentan hoy en el Everton-Liverpool

Los socios del Antiguoko, un club de barrio del Antiguo de San Sebastián, enseñan la foto con orgullo, como si de un precioso trofeo se tratara. Sus canteranos, los niños Xabi Alonso y Mikel Arteta posan juntos, con aire angelical, después de un partido de infantiles, en los modestos campos donostiarras de Beriyo. A los 11 años, poco queda de aquellos semblantes inocentes porque, Arteta, 23 años, y Xabi, 24, son jugadores curtidos en el fútbol internacional. Hoy serán adversarios en el partido Everton-Liverpool, el derby inglés de más rivalidad y tradición, disputado desde 1894. Irrumpirán juntos, desde los túneles del estadio Goodison Park, bajo el aliento de 40.000 fervorosos aficionados.

"Son dos chicos comprometidos; nunca nos han olvidado", dice su entrenador infantil

Los socios del Antiguoko verán el partido por la televisión (21.00, Canal + D1), en su sede social en la plaza de Errotatxo. El encuentro podrá ser visto en una pantalla gigante instalada justo al lado de vitrinas con camisetas, balones, botas y pósteres de Xabi y Arteta. La fiesta continuará al estilo vasco, con una buena cena de tortilla de bacalao, chuleta de buey y mucha sidra.

En cuanto al resultado del partido, poco importa quien gane, si el Everton de Arteta o el Liverpool de Xabi. La victoria es de la cantera del Antiguoko. "No tenemos preferido. Son dos chicos muy comprometidos y entregados, que nunca nos han olvidado. Siento como un trabajo cumplido", dice Pitu Olasagasti, el que fue entrenador de Xabi y Arteta en alevines e infantiles. "Desde pequeñitos tenían una técnica exquisita. Xabi era un pasador de toque fenomenal. Arteta era un media punta imprevisible", recuerda el entrenador.

El Antiguoko Kirol Elkartea tiene solamente 250 socios, pero una cantera rica y numerosa, formada por 200 niños. Todos quieren emular los éxitos de Xabi y Arteta, que son modelos para los chavales de San Sebastián. "Los padres conocen nuestra prioridad por la formación técnica de los niños, al contrario de la mayoría de clubes vascos que trabajan más la fuerza", cuenta Olasagasti. Casi toda la estructura del club fue montada gracias a los 1,3 millones de euros recaudados en concepto de derechos de formación, de los traspasos de Arteta, del Barça al Glasgow Rangers, y de Xabi Alonso, de la Real Sociedad al Liverpool. Los jugadores también ayudan, haciendo gestiones con sus patrocinadores para conseguir equipaciones para la cantera y en la organización de visitas de estudio de los técnicos del Antiguoko a las instalaciones de los clubes ingleses.

Es navidad en el Reino Unido y por lo tanto es tiempo de fútbol, según las costumbres británicas. Durante las fechas navideñas, la Premier League programa un frenesí de partidos, uno cada dos días. Hasta los derbies suceden por estas fechas para evitar desplazamientos de los aficionados. En Liverpool, los niños escriben a un Papá Noel que se viste de azul o de rojo, según el color de su club. Sin embargo, el derby de la ciudad es un ejemplo de confraternización. No se segrega a las aficiones, las banderas de los dos equipos se mezclan en el estadio. Los jugadores se dejan contagiar por el ambiente, y los partidos son, tradicionalmente, los más divertidos y con más goles de la temporada.

Los dos equipos llegan con urgencias al derby, aunque de naturaleza muy distinta. El Everton intenta eludir los puestos de descenso, ya que diciembre fue desastroso para los blues, con cinco derrotas consecutivas. Arteta reconoce que está viviendo "una pesadilla" y que hay poco tiempo "para reflexionar qué hacer" con tantos partidos consecutivos.

Mientras, el Liverpool acelera para alcanzar al Chelsea, líder de la Premier. Y exhibe mucha energía. Ha ganado los últimos ocho partidos. Ahora "jugamos mucho mejor y trataremos de acercarnos a la cabeza. En la Liga de Campeones iremos paso a paso, y trataremos de repetir el título del año pasado", dice Xabi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de diciembre de 2005