Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Usera teme que se olviden las reformas prometidas con la candidatura olímpica

Los vecinos protestan porque las obras de la Caja Mágica están sin empezar

En el distrito de Usera ha cundido el desánimo en los últimos meses. El alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, lo puso como ejemplo durante meses de lo que supondría el proyecto olímpico en el reequilibrio de la ciudad: allí iba a estar ubicada la Caja Mágica de Dominique Perrault -la instalación para celebrar las pruebas de tenis-, que sería un motor de desarrollo y dinamismo para la zona. Pero en los terrenos donde se iba a levantar, hoy sólo hay un enorme socavón. Aunque el alcalde ha repetido que el inmueble se construirá, los vecinos no se lo creen. "Como ya no somos olímpicos, aquí no trabaja nadie", protesta un vecino.

Óscar Iglesias, edil del PSOE, e Inés Sabanés, de IU, aseguran que este distrito del sur está discriminado. "Es una de las zonas de Madrid con mayor déficit de inversiones. El Ayuntamiento ha firmado un plan de inversiones, pero no es suficiente", señala Sabanés.

El barrio de San Fermín, donde se ubicaría la Caja Mágica, tiene una de las tasas de paro más altas de Madrid: un 7%. Es el distrito con menor renta per cápita anual (8.086 euros), muy por debajo de la media de la capital (11.961 euros), y el 13% de sus habitantes es inmigrante. El parque lineal del Manzanares es uno de los principales logros de los vecinos, aunque ellos creen que el éxito no volverá a repetirse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de diciembre de 2005