Reportaje:

El puente más esperado

La Greduela, en Jerez, no volverá a quedar aislada con las crecidas del Guadalete gracias al nuevo paso sobre el río

Para las 80 familias de La Greduela, un pequeño núcleo rural del término de Jerez, ayer era un día de fiesta gracias a un puente que poco tiene que ver con los días de la Constitución y la Inmaculada. Éste era más esperado aún y representa el final de años de temor para unos vecinos que se quedaban aislados cada vez que las lluvias provocaban la crecida del río Guadalete. Con el nuevo puente, tres metros más alto, la amenaza es ya historia.

La única forma de entrar en La Greduela es cruzando por encima del río que, durante décadas, ha regado los campos de estas familias al mismo tiempo que, en ocasiones, las castigaba con sus crecidas dejándolas absolutamente incomunicadas. La última vez fue en 2003, cuando el antiguo puente fue una vez más superado por las aguas, obligando a niños y adultos a faltar por unos días a sus colegios y puestos de trabajo. Poco antes de la llegada de las lluvias torrenciales los vecinos, aleccionados ya por el paso de los años, habían hecho acopio de víveres en los supermercados de la ciudad ante el temor de no poder salir de sus casas en un tiempo.

La situación más crítica para La Greduela se vivió en 1996. Unas fuertes inundaciones dejaron bajo el agua buena parte del término municipal de Jerez y los residentes en esta barriada rural estuvieron un mes entero encerrados en sus viviendas y totalmente incomunicados. Un pequeño grupo logró salir a caballo atravesando el monte y algunos más fueron rescatados en helicóptero, pero la mayoría no quiso abandonar sus pertenencias ante la amenaza del río. Una vez más el único acceso a la zona, el puente, había sido literalmente engullido por las rabiosas aguas del Guadalete.

Pero todo eso es ya historia, y lo mejor es que no volverá repetirse. La alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, y el consejero de Agricultura de la Junta de Andalucía, Isaías Pérez Saldaña, inauguraron ayer el nuevo puente de La Greduela ante la expectación de todos los vecinos de la comarca. El Gobierno andaluz y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir han sufragado los 700.000 euros de presupuesto de los trabajos, que han dejado un puente de apenas 100 metros de tablero con tres metros más de altura y algo más ancho también para permitir el paso de las cosechadoras.

"No son sólo unos metros de alquitrán y unos hierros, sino poder salir y entrar, que los niños no se queden sin colegio, los trabajos... porque han sido días y días sin saber lo que iba a pasar mañana", señaló María José Tejero, la presidenta de la asociación de vecinos de La Greduela. Según la portavoz vecinal, el nuevo puente servirá también para incrementar la población de la zona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción