OPINIÓN DEL LECTOR
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Me gusta la cascada

Por lo visto, la "modernización" de Madrid sigue como una constante. Sin duda, hay obras necesarias, imprescindibles; en cambio, hay otras que desvirtúan elementos arquitectónicos urbanos que le otorgan a la capital cierta solera y un perfil definido.

Poco a poco, casi subrepticiamente, se le va cambiando la fisonomía en "pequeños detalles". Buen ejemplo: el adoquinado del paseo del Prado "era y estaba" en consonancia con el diseño original. El adoquín aún continúa en Los Campos Elíseos y en cualquier capital europea, llámese Berlín, Londres, Roma, Florencia, Lisboa, etcétera. Aquí "desapareció" hasta de su último reducto en las Cuatro Fuentes, bajo un manto negro asfáltico, vaya uno a saber por qué banalidad o argumentación.

Ahora le toca el turno a la plaza de Colón, dentro del proyecto de remodelación del eje paseo del Prado y Recoletos. Suma y sigue.

Se cambiará de lugar la Pirámide, desaparecerá la cortina o cascada de agua, esa gran obra de ingeniería hidráulica que enmarca el gran hall con referencias murales al descubrimiento con el elemento básico para ello: el agua y la navegación. Hoy, como preparándonos para el futuro, la cascada y las fuentes de la Castellana curiosamente no funcionan, están secas. ¿Alguien me puede dar un motivo sobre el particular?

Me interesaría conocer más detalladamente las o la propuesta arquitectónica sobre la remodelación de los paseos de Recoletos y del Prado; presiento estar asistiendo a la desaparición de la identidad urbana de Madrid, ya bastante mermada en sus edificios "clásicos" por obra y gracia de bancos, marcas y comidas basura.

Muchas ciudades europeas desaparecieron literalmente bajo las bombas. Hoy las podemos contemplar gracias a su cuidadosa reconstrucción siguiendo sus antiguas líneas de identidad urbana.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Aquí somos tan "originales" que "destruimos la historia urbana" para goce y fama de algún arquitecto dispuesto a dejar "su impronta" con el "beneplácito de un atildado alcalde" empeñado en "cambiarlo todo", incluyendo historia, tradición y lo que haga falta. Lo necesario, en realidad, es una buena dosis de sensatez, porque en nombre de la "remodelación o readaptación de los espacios urbanos" existe una enorme galería de despropósitos como "costosos legados" a cargo del contribuyente.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS