EL FUTURO DE LA SIERRA

Rascafría echa marcha atrás

La alcaldesa de Rascafría, Yolanda Aguirre (PP), ha enviado a sus vecinos una carta en la que asegura que modificará, por petición de los residentes, los planes urbanísticos que había previstos para el municipio. Los primeros trazos de este plan han puesto en pie de guerra a parte del pueblo, ya que incluyen la construcción de 1.628 viviendas; una variante y un gran polígono industrial. Para muchos, estos planes de crecimiento son "desmesurados". La alcaldesa asegura ahora que ya no habrá variante; sólo se harán 850 nuevas viviendas y el polígono industrial será menos ambicioso. "Hemos escuchado a los vecinos y hemos añadido sus aportaciones. Somos muy escrupulosos con el medio ambiente", explica Aguirre. El nuevo documento volverá a ser expuesto de nuevo al público y después se aprobará en un pleno extraordinario.

Modesto Nolla, diputado socialista, cree que el PP tendría que retirar el documento inicial y sentarse con los vecinos a plantear un nuevo planeamiento. "El que haya retirado su idea es un éxito del movimiento vecinal", señala Nolla. La plataforma vecinal formada en contra del plan general ha acogido la propuesta de Yolanda Aguirre con "desconfianza". "Es una maniobra de distracción. Aunque ahora haya 850 viviendas, el caso es que siguen estando colocadas en la cabecera del Valle del Lozoya", concluyó Marcelo Muñoz, portavoz de los vecinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 03 de diciembre de 2005.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50