Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ALMERÍA | EL 'BOOM' URBANÍSTICO

Un campo de golf en mitad del litoral de Mojácar

Mojácar, buque insignia del turismo en la provincia de Almería, ve amenazado su litoral virgen con nuevas urbanizaciones, como la realizada en el entorno virgen de la playa de Macenas. Grupos ecologistas concedieron la bandera negra a esta playa el pasado verano por lo que significará para el medio ambiente la urbanización del grupo Med. Para la plataforma Salvamos Mecenas, esta "macrourbanización de lujo", que incluye la construcción en mitad de la rambla de un campo de golf, ha destrozado una parte "virgen y esencial" del litoral mojaquero. Al mismo tiempo, dicen los ecologistas, se ha privatizado la circulación de afluentes de la rambla principal.

"La urbanización no se ha adaptado al terreno, sino que ha provocado enormes desmontes para hacer cajas artificiales en las que instalar las casas, apartamentos y chalés de lujo. Esta acción presagia la privatización inminente de la playa de Macenas, lugar paradisíaco del Mojácar", dice un portavoz de los ecologistas.

El municipio cuenta en la actualidad con 11.000 plazas hoteleras y 10.000 viviendas. La ocupación en agosto llega a los 35.000 habitantes, con una población de derecho de algo más de 6.000 personas.

Las pretensiones de planear 30.000 viviendas nuevas para el próximo plan general ya han sido frenadas desde la Administración. "En absoluto se va a permitir", dice tajante el delegado de Obras Públicas, Luis Caparrós.

En el mismo sentido, la Fiscalía de Almería ordenó el mes pasado la paralización de 8.000 viviendas que se estaban construyendo de forman ilegal en el paraje La Romana de Cuevas del Almanzora, al no contar con licencia de obras del Ayuntamiento y ser suelo no urbanizable. La orden se produjo tras la denuncia presentada por la policía autonómica. El proyecto total contempla la construcción de 16.000 casas en un plazo de 15 años, la mayoría vendidas a ciudadanos británicos. Algunas de las viviendas, unas 300, estaban casi ejecutadas en el momento en que intervino el fiscal.

El proceso administrativo de esta urbanización se inició en 2002, cuando la promotora y el Ayuntamiento suscribieron un convenio urbanístico para evitar tener que esperar a la redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Cuevas. La promotora, una empresa de Águilas (Murcia) de nombre Easur, consiguió que se tramitara como una revisión parcial del sector para poder asumir los compromisos de venta adquiridos con sus clientes. Desde el Ayuntamiento se justificó el acuerdo con la constructora, ya que el pleno dio luz verde al proyecto con el apoyo de todos los grupos políticos, a excepción de IU.

Otro caso de hace tan sólo 15 días tuvo lugar en Zurgena, fuera de la franja litoral. Allí, la Junta de Andalucía ha ordenado paralizar la construcción de más de 300 viviendas por considerar que están en un terreno no urbanizable. La nueva urbanización se está erigiendo en el paraje de La Alfoquía. La promotora, con domicilio social en Lorca (Murcia) ya ha vendido unas 100 casas a clientes británicos, en su mayoría. La Junta ha advertido que irá a los tribunales si no se revisa la licencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de diciembre de 2005