Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Las Vegas, en tierras de La Mancha

El grupo estadounidense Harrah's abrirá un casino en Ciudad Real

Con el reclamo del cuarto centenario de Don Quijote, la suerte aterrizará en las llanuras manchegas procedente del desierto de Las Vegas. La compañía Harrah's Entertainment Inc., líder mundial de casinos que se fundó en el año 1937 en Las Vegas (Estados Unidos), ha elegido Ciudad Real para su desembarco en Europa, donde pretende instalar un casino que se llamará Reino de Don Quijote, un proyecto de ocio que atraerá una inversión de 567 millones de euros y que puede generar más de un millar de empleos, dato este último sin confirmar por los promotores.

Gary Loveman, presidente del grupo que es dueño de 40 casinos que extienden sus luces y tapetes desde Estados Unidos a Macao, Singapur y Tailandia, explicará hoy el proyecto en Madrid una vez que haya visto los terrenos donde se asentará su primera apuesta europea. Allí será informado por sus socios españoles de las andanzas del caballero de la triste figura y de la posibilidad de mezclar realidad y sueños.

La empresa de ocio estadounidense, que cotiza en Bolsa, tuvo el pasado año unas ventas de 3.638 millones de euros y un beneficio neto de 294 millones de euros. Su plantilla total es de 46.600 empleados.

Loveman estará acompañado por Aurelio Álvarez, presidente del Reino de Don Quijote, la sociedad propietaria y promotora del proyecto de ciudad del ocio que pretende ser la locomotora del progreso de la llanura manchega y que actuará como socio minoritario en esta iniciativa.

La firma estadounidense que explota los casinos con las marcas Harrah's, Caesar y Horseshoe (el de la herradura) mantendrá la mayoría del capital en el complejo turístico y utilizará en este casino manchego la marca Caesar.

El proyecto Reino de Don Quijote, con un capital de 128 millones de euros, está participado por 14 entidades públicas y privadas de la región. Desde Caja Castilla-La Mancha hasta Gravillas Santa Cruz, pasando por Autocampo, Foromed, Valcansado o Acmire, figuran como socios de esta aventura empresarial con el ánimo de seguir interviniendo en la misma. El proyecto tendrá una repercusión económica de inversión en la región de 3.232 millones de euros hasta el año 2014.

El calendario fija el comienzo de la construcción en 2006 y se espera que se inaugure a comienzos del año 2008. El complejo, además del casino, contará con un hotel de 850 habitaciones, centro de convenciones, un teatro con 3.500 localidades y un área de spa , con gimnasios, salones de belleza y piscinas.

El casino se levantará sobre una parcela de 11,5 hectáreas que está situada al norte de Ciudad Real, a 3,5 kilómetros del centro, lindando con la carretera de Ciudad Real a Toledo (N-401), muy cerca de la estación del tren AVE y del futuro aeropuerto, lo que en aquellos lares se denomina como la futura milla de oro.

El presidente de la firma estadounidense ha señalado que su objetivo es crecer en Europa siempre y cuando la legislación y los resultados económicos lo permitan.

Tras el desembarco en España, la firma ya ha aprobado un segundo proyecto cuya bola ha caído en Eslovenia, concretamente en la ciudad de Nova Gorica, muy cerca de la frontera con Italia. En este proyecto se van a invertir 560 millones de euros y pretende ser un foco de atracción para los jugadores de Italia, Austria y Alemania. Además, la firma quiere construir un casino en el estadio de Wembley, en Londres. Los promotores estadounidenses, con su aterrizaje en La Mancha, han buscado una ciudad que no se halle excesivamente lejos de Madrid y que cuente con unas infraestructuras de transporte adecuadas para los próximos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de noviembre de 2005