Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un gol por la paz en Oriente Próximo

Israelíes y palestinos se unen por primera vez para jugar contra el Barça

Esta noche, el Camp Nou se vestirá de fiesta. Una fiesta futbolística, pero, sobre todo, pacífica y cultural. El estadio del Barcelona será el escenario de un partido histórico, un encuentro que surgió como un sueño hace unos tres años y que hoy se hará realidad. El Barça y Ronaldinho, con su Balón de Oro recién estrenado, se enfrentarán a una selección compuesta por primera vez por palestinos e israelíes, el denominado equipo de la paz, en un acto de apoyo al proceso de paz en Oriente Próximo.

El actor Sean Connery será el maestro de ceremonias -es el encargado de realizar el saque de honor- ante una audiencia potencial de unos 470 millones de personas (el encuentro será retransmitido por la ESPN y Eurosport a 172 países). Ronaldinho, Eto'o, Messi, Deco y el resto de estrellas azulgrana disputarán un encuentro que pretende invitar al optimismo respecto a un proceso sobre el que la mayoría de políticos -como ayer demostró el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, en la misma ciudad- se muestra pesimista.

Ronaldinho y las estrellas azulgrana juegan un partido que invita al optimismo en el proceso de paz

"Los políticos se basan en las diferencias, mientras que, en el deporte, cuando un jugador es bueno, da igual su raza y su color. Sólo hay que ver el entusiasmo con el que los niños juegan al fútbol, incluso en tiempos de guerra, y cómo se emocionan con Ronaldinho, un héroe para la mayoría de ellos", dijo, en el Palau de la Generalitat, el ex primer ministro de Israel Simón Peres. Pasqual Maragall lo había recibido, junto al ministro de Agricultura palestino, Walid Abed Rabo, en tanto que presidente del Centro Peres por la paz e impulsor de esta iniciativa. Fue Peres quien le lanzó el reto al publicista Lluís Bassat, hace unos tres años, cuando se conocieron en Madrid. "¿Qué podríamos hacer para promover la paz en Oriente Próximo?", le preguntó al publicista. Y éste, ante el escepticismo de Peres -"será imposible"- y como vicepresidente de la Fundación Lluch, organizadora también del evento, propuso el partido por la paz. "El fútbol prepara a la gente para la paz, al margen de los gobiernos. Aunque las dos son redondas, es mejor una pelota que una bala: una mata y la otra no", añadió Peres.

El impulso definitivo a la idea se lo dio el presidente de la Generalitat en su viaje el pasado mes de mayo a Oriente Próximo. Maragall habló de la iniciativa con los presidentes de Israel y Palestina y, además, propuso que el partido se celebrara en noviembre como colofón a la Cumbre Euromediterránea clausurada ayer en Barcelona. "¿Qué ciudad mejor que ésta para hacer algo así?", se preguntó Peres. "Hace 10 años, Arafat y yo nos reunimos aquí con motivo del plan de Barcelona por el desarrollo de Oriente Próximo y, además, aquí tengo muchos amigos". "Ahora que el Barça va viento en popa, era mejor hacerlo aquí que en Madrid", bromeó Connery. Amigo personal de Peres, la cara más reconocible de James Bond, pronosticó: "En días habrá un cambio en el ambiente. Apuesten, yo me llevaré el 10%". "Estar hoy aquí es una apuesta por la paz", añadió Abed Rabo.

Los organizadores han puesto todos los ingredientes necesarios para que el partido sea un éxito. Además de Connery, venido desde Estados Unidos para respaldar la iniciativa, el Barça comparecerá con todas sus estrellas. El músico israelí David Broza y el grupo palestino Sabreen interpretarán el himno del partido y Jorge Drexler cantará para la ocasión El moro judío. "Confío en que la gente de Barcelona se apunte, como otras veces, a esta causa altruista. Somos un país sensible y comprometido", señaló Bassat, antes de agradecer su colaboración al Barça. Los beneficios del encuentro irán destinados, al 50%, al Centro Peres por la paz y al Centro palestino por la paz Abu-Suker.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 2005