EL CANON DEL CLASICISMO JAPONÉS | OBRAS CUMBRE DE LA LITERATURA NIPONA

Kokinshuu. La antología imperial

Trinan alegres

en primavera pájaros.

Son muchos miles

que la vida renuevan.

Y ¡ay! yo sólo envejezco.

Anónimo

Más que el color,

me prenda la fragancia

en esas mangas

que ha rozado al pasar

el ciruelo de casa.

Anónimo

Cielo lluvioso

de verano. Tu canto,

cuco, cuclillo,

en la noche resuena.

¿Qué dolencia te aflige?

Ki no Tsurayuki

Que haya venido

el otoño, no veo.

Pero invisible

siente el viento mi piel

y ¡cómo me estremezco!

Fujiwara no Toshiyuki

Allá en el puerto

enrojecidas hojas

ya se acumulan

a las olas tiñendo,

a los vientos burlando.

Sosei

Sin nadie ver

su esplendor, han caído

allá en el monte

hojas de otoño. ¡Cuánto

color tendrá esta noche!

Ki no Tsurayuki

Tras un no verte

y tras un no ocultarte

pasaré el día,

Más información
El yin y el yang de las letras japonesas

oh amor recién hallado,

entre angustias y anhelos.

Ariwara no Narihira

Vuelven recuerdos

cuando las azaleas

al monte visten.

Y yo aquí, sin hablar

de este amor que me quema.

Anónimo

Durmiendo vi

a mi Amor a mi vera.

Si su visita

que sueño era supiera,

¿iba yo a despertar?

Ono no Komachi

Estos poemas pertenecen al Kokinshuu. Colección de Poemas Japoneses Antiguos y Modernos. (El canon del clasicismo). Selección, traducción, introducción y notas de Carlos Rubio. Edición bilingüe. Hiperión, 2005.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS