_
_
_
_

IU de Andalucía acude unida al comité federal contra la gestión de Llamazares por primera vez en varios años

Izquierda Unida de Andalucía acude como una piña al comité federal, que se celebrará el próximo sábado, contra la gestión del coordinador, Gaspar Llamazares. Oficialista y críticos han aparcado sus persistentes diferencias -el desacuerdo entre un sector y otro pronto cumplirá una década- para exigir al coordinador un giro en su política y remarcar que Andalucía tiene una estrategia propia, alejada de la postura "confederal" de la actual dirección.

La ejecutiva andaluza acordó hace un par de semanas celebrar una reunión preparatoria entre todas las tendencias y corrientes de la federación ("sensibilidades" se le llama en el argot interno), que finalmente no se ha hecho, aunque el coordinador autonómico, Diego Valderas, ha contactado personalmente con cada uno para esbozar una posición unitaria. Desde Andalucía se critica los oídos sordos de Llamazares a las demandas de las federaciones que no sean Cataluña o País Vasco, así como la escasa firmeza que demuestra el coordinador frente al PSOE a la hora de defender los principios ideológicos de Izquierda Unida.

Los dirigentes andaluces ven con suma desazón cómo se esfuman las posibilidades de recuperar los escaños perdidos en el Congreso de los Diputados -antes de las elecciones de 2004 tenían tres- por el apoyo entusiasta de Llamazares al sistema de financiación que recoge la propuesta de Estatuto de Cataluña, que el resto de los territorios consideran lesivo. También por el respaldo a la Ley de Defensa, que consagra las bases norteamericanas de Rota y Morón.

El propio Valderas transmitió por escrito a Llamazares su inquietud por los efectos que tienen sus gestos en el estado de opinión de Andalucía, y la consiguiente repercusión en las expectativas de crecimiento también en el Parlamento andaluz.

Pese a que todas las corrientes han dado a Valderas su respaldo expreso para esta empresa, que podría plantear más independencia de la federación andaluza, el grupo más numeroso, el de los críticos de Convocatoria por Andalucía, no la tiene todas consiguió. Este sector propone una especie de tercera vía en el ámbito federal para sacar a IU de su tendencia a la baja: "No se trata ni de la especie de disipación de IU en una nueva fuerza ecologista y verde que planteó Gaspar Llamazares en la última asamblea federal, ni la práctica refundación del PCE, como propone el otro bloque", afirma un dirigente de los críticos andaluces. "Es lo que venimos diciendo desde hace años y que Sebastián Martín Recio defendió tras la asamblea federal, que IU vuelva a hacer una convocatoria a la sociedad para aglutinar a todo lo que se mueve (movimientos antiglobalización, etcétera), que busque el progreso y un modelo alternativo", agrega el mismo dirigente.

En cualquier caso, en Andalucía los izquierdistas saben que Gaspar Llamazares cuenta con el apoyo de la mayoría de la federación, aunque escasa. Por eso confían en que su posición tenga una respuesta positiva.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_