ESPACIO | Misiones a cuerpos celestes

Problemas de la nave 'Hayabusa' en torno a un asteroide

El mini-robot Minerva lanzado el sábado por la sonda espacial japonesa Hayabusa para hacer un aterrizaje de prueba sobre el pequeño asteroide Itokawa, se ha perdido antes de cumplir su cometido, informó un portavoz de la Agencia de Exploración Aeroespacial (JAXA). Itokawa viaja en una órbita alrededor del Sol entre la Tierra y Marte, a 300 millones de kilómetros de la Tierra.

Las fotos tomadas por la sonda muestran cómo Minerva se aleja del asteroide y se desplaza sin rumbo en el espacio, señaló JAXA, que reconoció que el fracaso se debió a un error de cálculo respecto al momento de lanzar el robot y consideró improbable que el reducido campo de gravitación del asteroide le impulse hacia él.Los técnicos recabaron datos de temperaturas, voltajes, telemetría y fotografías enviados desde Minerva en las 18 horas tras su separación de Hayabusa, por si acaso la prueba tiene al final éxito.

La sonda logró el pasado sábado realizar el descenso de aproximación, cancelado el 4 de noviembre debido a que los sistemas de reconocimiento de imágenes no funcionaron bien, y soltar a Minerva como ensayo para sus propios descensos sobre Itokawa, previstos entre el 19 y el 25 de noviembre.

Aunque Minerva tenía que haber saltado sobre Itokawa para lograr imágenes con sus cámaras estereoscópicas y medir la temperatura, su pérdida no afecta gravemente a los planes de aterrizaje de Hayabusa sobre Itokawa, según JAXA.

Al año de su lanzamiento, en mayo de 2003, Hayabusa tuvo que acercarse a la Tierra para modificar su órbita por haber sufrido tormentas solares y la pérdida de uno de sus tres giróscopos.

Éste es el primer intento de Japón de enviar a un equipo de recogida de datos a un objeto astronómico fuera de nuestro planeta, pero también el primero del mundo para traer a la Tierra muestras de un asteroide. Eso implica efectuar el primer viaje de ida y vuelta a esos cuerpos celestes, así como realizar su mapa y calcular su masa.

Esos datos servirán para conocer algo más sobre la creación y desarrollo de los asteroides y, en consecuencia, sobre el origen del sistema solar debido a que las superficies de esos cuerpos, a diferencia de las de los planetas y las lunas, han permanecido casi inalteradas desde entonces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de noviembre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50