Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urbanismo permite una gasolinera a 30 metros de un colegio público

Los vecinos creen que arruinará el centro de Montecarmelo

El plan de urbanismo de Montecarmelo contempla la instalación de una gasolinera de 6.000 metros cuadrados de superficie a 30 metros del colegio público. Los vecinos están en contra del proyecto porque ya hay tres estaciones de servicio en un kilómetro y creen que arruinará el centro escolar recién estrenado, donde estudian 75 alumnos de tres años. El Ayuntamiento dice que la normativa lo permite, pero que están dispuestos a analizar las alternativas.

La gasolinera saldrá a concurso antes de que acabe el año y estará en funcionamiento en el 2006, según anunció le Ayuntamiento en agosto. "Que la normativa lo permita no significa que no sea una locura". Con este argumento, J. G., vecino de Montecarmelo, defendía esta semana la recogida de firmas contra el proyecto del Ayuntamiento que planea construir una gasolinera en el nuevo barrio a 30 metros del colegio público.

Aunque su hija, de 20 meses, aún no va al colegio, él ya ha visitado el primer centro escolar público de Montecarmelo. Fue inaugurado el 12 de septiembre, aún no tiene nombre, y se conoce como el 266, ubicado en la parcela 25.5. Si la gasolinera sale adelante en la ubicación prevista, la parcela 25.9, él, como otros padres, buscará otro colegio para su niña: "Una gasolinera de ese tamaño es enorme, atraerá muchísimos coches, con el riesgo que eso supone para los niños. Será una fuente de contaminación medioambiental y acústica. No nos parece prudente", asegura. Además, explica que la parcela cambió su uso en el plan del año 2000 y pasó a ser una zona para infraestructuras y servicios.

El presidente de la Asociación de vecinos Montecarmelo, Alberto Navazo, también está preocupado: "Aunque suponemos que las medidas de seguridad serán rigurosas, el riesgo es evidente. Confiamos en que el Ayuntamiento recapacite, porque hasta ahora han escuchado nuestras propuestas. Nosotros no nos oponemos a que hagan una gasolinera, lo que no queremos es que esté junto al colegio".

Tres estaciones de servicio

Aunque otra de las protestas emitidas tanto por vecinos como por asociaciones de padres del colegio es que ya existen tres gasolineras en la carretera de Colmenar (M-607) a menos de un kilómetro de la proyectada: la de Santa Ana; otra a unos 400 metros en dirección a Colmenar; y una tercera en dirección a Madrid con tres surtidores que desaparecerá con la reforma de la carretera y la construcción de un puente que comunicará el barrio Tres Olivos con Montecarmelo. Esta última será la sustituida por la nueva estación de servicio de Montecarmelo.

Francisco Panadero, coordinador general de proyectos de la Concejalía de Urbanismo, explicó que el Plan General establecía el uso de esa parcela para infraestructuras y por ello se planteó la creación de la gasolinera allí. Sin embargo, Panadero argumentó que la ley les respalda: "La normativa lo permite, de hecho hay grandes gasolineras cerca de viviendas y no se ha planteado mayor problema". Sin embargo, intentó tranquilizar a los vecinos: "Estamos analizando las alternativas en el proyecto donde figuran los accesos a Montecarmelo. Pero no vamos a tomar una decisión precipitada".

Una de esas propuestas la planteó la asociación de vecinos. Consistía en instalar la gasolinera a 300 metros de la ubicación de la que hay ahora en dirección Madrid y que desaparecerá con la ampliación de la vía. Este emplazamiento estaría ubicado a unos 500 metros en línea recta del centro escolar y ahora es una zona verde junto a la carretera. Según explicó el presidente de la asociación de vecinos Montecarmelo, la principal pega de esta propuesta la plantea que, por ley, una gasolinera al borde de la carretera necesita una vía de deceleración de 250 metros y una de salida de 150 metros.

Según reconoció el responsable municipal, una gasolinera como esta le reportaría al Ayuntamiento unos ingresos de unos siete millones de euros. En agosto fuentes municipales anunciaron la creación de ocho nuevas gasolineras en Madrid y el cierre de 12 surtidores en el centro. Entre las estaciones de servicio anunciadas se incluían tres en los nuevos barrios: Carabanchel, Las Tablas y la de Montecarmelo.

El portavoz de Educación del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Rafael Merino, respalda las movilizaciones previstas por las familias: "Consideramos que en el entorno de los colegios no debería plantearse ninguna instalación que perturbe la vida académica de los niños".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de noviembre de 2005