Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Gibernau y el efecto dominó

El pase del piloto español a Ducati ha agitado un mercado que permanecía estancado y varios pilotos cambian de escudería

No se precipitó lo más mínimo Sete Gibernau al pronunciarse acerca de su futuro en MotoGP. Si en los últimos años eran las decisiones de Valentino Rossi las que centraban la atención informativa, tras la renovación de il dottore con Yamaha anunciada ya hace meses, el testigo lo ha recogido este curso Sete Gibernau. Su futuro pasa a partir de ahora por Ducati. Aunque la decisión del piloto español no fue tan sorprendente como tardía, el standby de Gibernau colocó el punto muerto en otras operaciones que aguardaban conocer el camino elegido por el nieto de Paco Bultó, de 33 años. La próxima temporada, Sete se pondrá a los mandos de la moto más potente de la parrilla, la Desmosedici GP5, con la que hasta ayer había lidiado Carlos Checa.

Mediada la temporada, cuando el tandem Ducati-Bridgestone encontró el equilibrio, el rendimiento de Checa se disparó. Siempre agradecido al material que porta, Checa se aferró a sus últimos resultados para agotar hasta el final sus opciones de permanecer en Ducati. La marca de Bolonia no se pronunció hasta hacer pública ayer la bienvenida a Sete y, a pesar de una primera toma de contacto entre Checa y Sito Pons, director de la escuadra de MotoGP Honda-Pons, ahora todo son prisas en el paddock. De formalizarse el acuerdo entre Pons y Checa, el piloto regresaría al equipo de Sito siete años después de abandonarlo. Todo apunta a que compartiendo box con Checa estará el australiano Casey Stoner, que al igual que Dani Pedrosa también se lanzará en 2006 a la aventura de MotoGP.

Lo que a día de hoy aún se desconoce son los colores que lucirán las monturas y los pilotos de Pons. A última hora del domingo, Camel hizo público que abandona su relación con el equipo del bicampeón del mundo del cuarto de litro. "Camel seguirá al lado de Max (Biaggi)", afirmó Daniel Torras, vicepresidente de Japan Tobacco International. La funesta temporada que ha llevado a cabo el piloto romano en el equipo Hondra Racing Corporation, la formación de fábrica de Honda, le desquició al punto de despotricar en repetidas ocasiones de su montura. Hartos de los puñales de Biaggi, visceral y crítico con su máquina hasta llegar al límite del respeto, en Honda se lo pensarán dos veces antes de volver a ofrecerle una moto al romano. Con el veto de la marca, a Biaggi se le cerró la puerta de regreso al equipo de Pons, en el que ya militó las temporadas 2003 y 2004, y a día de hoy no tiene moto para la próxima temporada.

Si Gibernau saldrá a la pista en marzo con la moto de Checa, la Honda que con su salida deja vacante el barcelonés en el quipo de Fausto Gresini la manejará Toni Elías al lado de Marco Melandri. "Tengo mucho que aprender y estoy en el sitio adecuado para poder hacerlo", abundó Elías tras su presentación en Cheste. Con Dani Pedrosa y Nicky Hayden confirmados en HRC, Shinja Nakano y Randy De Puniet en Kawasaki, al igual que Chris Vermeulen y John Hopkins en Suzuki, las dudas se centran ahora en conocer quién estará al lado de Colin Edwards en el equipo de fábrica de Yamaha. Come aparte como siempre Valentino Rossi, compañero hasta ahora del tejano. El italiano estará solo en su equipo, también a lomos de una Yamaha y que, debido al contencioso que mantienen Altadis y la marca japonesa por la negativa de il dottore a lucir colores de tabaco, los adhesivos de la cual se desconocen aún a día de hoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de noviembre de 2005