Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide un año de cárcel para un pacifista que protestó en un acto de Fraga

La fiscalía solicitó ayer un año de prisión para un militante pacifista, al que acusa de resistencia a la autoridad y supuestas lesiones a un policía que intentó evitar que exhibiese una pancarta contra la guerra de Irak durante un acto oficial del anterior presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga. El acusado, Anxo Moure Mosquera, que preside una organización no gubernamental llamada Bicis por la Paz, se sentó ayer en el banquillo del juzgado de lo penal número 1 de Lugo mientras un grupo de pacifistas se concentraba ante el palacio de justicia.

Los hechos ocurrieron el 21 de mayo de 2003, dos meses después de la invasión de Irak. Moure, enmascarado con una careta que representaba la cabeza de un cerdo y portando una pancarta contra la guerra, se manifestó durante la inauguración presidida por Fraga de una guardería infantil en Chantada (Lugo). Moure se había encaramado a un muro y, según asegura, su único propósito era relatar un cuento pacifista a los niños.

La fiscalía acusa a Moure, casado y con dos hijos, de forcejear con un policía que le ordenó que se bajase del muro y cesase en la protesta. Según el ministerio público, el pacifista provocó heridas en un ojo al agente, por lo que le imputa delitos de resistencia a la autoridad y lesiones. Además del año de cárcel, pide para él una multa de 700 euros y una indemnización de 300.

Moure, sin embargo, afirma que fue el policía quien le derribó por la fuerza del muro y declaró ante el juez que ignora si en su caída pudo provocar algún rasguño al agente. El pacifista, ataviado con una camiseta que pedía que la UNESCO declare a la risa Patrimonio de la Humanidad, aseguró que en ningún momento pretendió reventar el acto del entonces presidente de la Xunta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de noviembre de 2005