Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Rong Yiren, 'el capitalista rojo', ex vicepresidente chino

Cuando Mao Zedong venció a los nacionalistas de Chiang Kaishek y fundó la República Popular China en 1949, muchos empresarios huyeron con sus familias a Hong Kong, Taiwan y Estados Unidos. Pero algunos decidieron abrazar la causa del comunismo y contribuir a la creación de una nueva China bajo el mando del Gran Timonel. Uno de ellos fue Rong Yiren, miembro de una acaudalada familia de emprendedores de principios del siglo XX, que con los años llegaría a ser vicepresidente del país, un cargo esencialmente honorario. El pasado miércoles, Rong Yiren falleció en Pekín. Tenía 89 años.

La vida de Rong -conocido como el capitalista rojo por su contribución al desarrollo empresarial chino y sus conexiones con el poder político- transcurrió paralela a los avatares de la agitada historia de su país, y es una buena muestra de la profunda transformación que ha vivido China en su tránsito del capitalismo nacionalista al comunismo de Mao, y de éste, al capitalismo de características chinas inventado por Deng Xiaoping, el arquitecto de la reforma.

Rong Yiren nació en 1916, en la ciudad de Wuxi (provincia costera de Jiangsu), situada 130 kilómetros al noroeste de Shanghai, en una de las familias más ricas del país. Su padre, Rong Desheng, y su tío, Rong Zongjing, eran dos poderosos industriales, que a principios del siglo pasado poseían docenas de fábricas textiles, compañías harineras, imprentas y talleres de maquinaria, con más de 80.000 empleados. Hasta el punto que eran conocidos, dentro y fuera de China, como El magnate del hilo de algodón y El rey de la harina, respectivamente. Rong hijo se hizo cargo de parte del negocio en los años cuarenta, tras graduarse en Historia en la elitista Universidad Saint John, en Shanghai.

Pero en 1949, tras la victoria de Mao, y a diferencia de algunos miembros de su propia familia, decidió quedarse en China. Durante algunos años aún pudo controlar el emporio, pero en 1956 acabó entregándolo al Gobierno. El año siguiente, fue nombrado vicealcalde de Shanghai, cargo que ocuparía hasta 1966.

El caos de la Revolución Cultural (1966-1976), lanzada por Mao para renovar el espíritu revolucionario y deshacerse de adversarios políticos, le pasó factura como a muchos de su generación. Fue perseguido por su pasado de empresario pudiente, y no fue rehabilitado hasta que Deng Xiaoping tomó el poder tras la muerte de Mao en 1976.

Fue el Pequeño Timonel, quien quiso aprovechar su experiencia, y, en 1978, cuando inició el proceso de apertura y reforma, le encargó la responsabilidad de poner en marcha China International Trust and Investment Corporation (Citic), un conglomerado financiero y empresarial, que debía servir de "ventana al mundo" y se convertiría en el principal canal de entrada de inversiones extranjeras. Citic controla hoy un extenso imperio, que va desde los medios de comunicación al sector financiero, pasando por el inmobiliario. Su hijo, Rong Zhijian, también conocido como Larry Yung, es presidente y uno de los principales accionistas de Citic Pacific, la división del grupo en Hong Kong.

Rong jugó un papel clave en la liberalización económica emprendida en los años ochenta, y en 1993 fue elegido vicepresidente de China, un cargo ceremonial, que conservó hasta 1998.

Deng Xiaoping había dicho: "Hacerse rico es glorioso". Y Rong Yiren -a quien el líder chino llamaba su capitalista rojo- alcanzó esta gloria. En 2000, figuró en el primer lugar de la lista Forbes de los 50 ciudadanos más ricos del país; un logro en la China dirigida por el Partido Comunista, cuyo departamento de propaganda ha asegurado de él -tras su fallecimiento- que fue "un espléndido líder" y "un gran luchador a favor de la patria y el comunismo".-

Rong Yiren, en un acto político en Pekín en 1991.
Rong Yiren, en un acto político en Pekín en 1991.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS