Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro cae al 8,4% y se sitúa por debajo de la media europea por primera vez

La tasa de temporalidad crece tres puntos en un año hasta representar el 34,39%

España empieza a ganar posiciones frente a la Unión Europea en niveles de paro. El desempleo bajó al 8,42% de la población activa en el tercer trimestre del año cuando un trimestre antes estaba en 9,33%. Se trata de la primera ocasión en que el paro español es inferior a la media europea (8,7%). También por vez primera desde 1979 la tasa baja del 9%, mientras los ocupados alcanzan un récord de 19,1 millones. El aspecto más sombrío de los datos reside en la calidad del empleo. La temporalidad crece hasta representar el 34,39% de los asalariados. Y la tasa de paro femenina (11,19%) casi duplica la masculina (6,49%).

El verano ha resultado muy favorable para la reducción del paro. Entre julio y septiembre 179.700 desempleados han dejado de serlo. Como consecuencia de esa evolución, la tasa de paro ha descendido desde el 9,33% del segundo trimestre hasta el 8,42% de la población activa. Un total de 1.765.000 personas permanecen desempleadas en España, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que hizo ayer públicos el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La tasa alcanzada en el tercer trimestre es la mejor desde junio de 1979. Tras ese año no se habían observado porcentajes de desempleo inferiores al 9% de la población activa. El dato mejora más de un punto la previsión del Gobierno para el año próximo, que se sitúa en el 9,5%.

Pero la principal peculiaridad del dato conocido ayer es su posición respecto a la Unión Europea. El paro español se ha situado por debajo de la media europea (8,7% en los 25 países miembros y 8,6% en la zona euro, según datos del segundo trimestre). Desde que España ingresó en el grupo comunitario en 1986 no se había producido este fenómeno. Con los datos disponibles, España tiene menos paro que Alemania, Francia, Bélgica, Grecia, Letonia, Polonia, Eslovaquia y Bulgaria, según las cifras de Eurostat, la oficina estadística europea. El Ministerio de Trabajo asegura que para encontrar una media inferior a la de la Europa de entonces hay que remontarse a 1962.

La evolución del paro también ha resultado positiva si se contabiliza el último año, con 337.500 desempleados menos que en septiembre de 2004.

Buena coyuntura

La buena situación económica, que fomenta la creación de empleo, explica en gran parte estos datos. Además de este factor, los cambios introducidos en la EPA este año para reflejar mejor el empleo inciden en las bajadas. El propio INE admite que la recogida más exhaustiva de las situaciones de empleo esporádicas influye en las cifras de paro, "que tienden a reducirse".

El aspecto más negativo del desempleo es la enorme desigualdad entre hombres y mujeres. De los 1,7 millones de parados, el 55% son mujeres. Éstas soportan una tasa de paro del 11,19%, casi el doble de la masculina (6,49%). Y en el último trimestre la reducción del desempleo fue más intensa entre los hombres que entre las mujeres. En la evolución anual ocurre lo contrario.

La situación por sectores resultó acorde con la época estival. Los servicios, sector que aglutina las actividades ligadas al turismo, concentra la mayor parte de la caída del paro (75.600 parados menos). Casi en una proporción similar descendió el desempleo en las personas que perdieron su trabajo hace más de un año (71.400 menos). En cambio industria y construcción permanecen más rezagados durante los meses de verano y en agricultura aumenta el desempleo un 1,1%. También ha disminuido el número de hogares con todos sus miembros en paro. Son en total 390.300 (69.300 menos que en el segundo trimestre).

Además de la reducción del paro, los datos de creación de empleo resultan muy favorables. En el último trimestre, la economía española creó 296.100 nuevos puestos. Ese volumen de trabajo ha permitido que el número de ocupados sobrepase por primera vez desde que existe la EPA, en 1976, los 19 millones (19.191.100). La encuesta considera ocupada a toda persona que haya trabajado al menos una hora de forma retribuida en la semana en que fue entrevistada.

Desde septiembre de 2004 se ha generado casi un millón (930.000) de nuevos puestos en España. Trabajo asegura que se trata de la cifra interanual más voluminosa de la serie.

El papel de la inmigración

Todas las cifras están condicionadas por un fenómeno fundamental: la inmigración. Este año el INE ha cambiado la EPA para recoger mejor una gran bolsa de empleo sumergido, principalmente de inmigrantes, que no se contabilizaba. De los nuevos ocupados en el tercer trimestre, más de un tercio son inmigrantes. Este colectivo tiene una mayor disposición al trabajo que los españoles (el 75,58% trabaja o desearía hacerlo frente al 55,71% de los españoles). Los extranjeros también soportan una mayor tasa de paro (10,15% frente al 8,2%).

La entrada de inmigrantes en el mercado laboral influye decisivamente en la evolución de la temporalidad, el aspecto más negativo del mercado español. Un total de 5,4 millones de personas trabajan de forma eventual, lo que representa un 34,39% de los asalariados, es decir, más de un tercio y, en este caso, el doble de la media comunitaria. El trimestre pasado la temporalidad ascendía al 33,26%, un salto que el secretario de Estado de Economía, David Vegara, explica como fruto de la coyuntura de la época estival. No obstante, el fenómeno es más trascendente, pues en el último año la tasa ha subido más de tres puntos.

El ministro de Economía, Pedro Solbes, recordó ayer que España crea dos de cada tres empleos en la UE. Su homólogo en Trabajo, Jesús Caldera, añadió: "España es la locomotora de Europa en creación de empleo".

Menos triunfalistas, tanto UGT como Comisiones Obreras alertan del fuerte crecimiento de la temporalidad y piden un acuerdo en la mesa de reforma laboral. Mejorar la calidad del empleo constituye el principal objetivo de esa reforma que el Gobierno, los sindicatos y la patronal negocian desde hace siete meses. "La tasa de temporalidad está creciendo de manera muy preocupante", advierte el Partido Popular. La CEOE cree que el mercado de trabajo "refleja en gran medida la evolución de la economía española".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de octubre de 2005