TORMENTA EN EL CARIBE

Alpha se hace notar

La temporada de huracanes de 2005 no sólo ha quedado como la del huracán más potente que se recuerde en la cuenca del Atlántico, sino también por haber igualado el récord de tormentas registrado en 1933, 21. El mismo número de letras usadas por los meteorólogos para designar los nombres con los que empiezan las tormentas. Es, además, la que inaugura la era de las letras griegas para nombrar estos fenómenos de la naturaleza oceánica. Alpha es el nombre dado a la tormenta 22 del Caribe, registrada el sábado por la tarde al sureste de República Dominicana y que ayer atravesaba la isla en su frontera con Haití. La tormenta, que avanza hacia el norte, no ha alcanzado la categoría de huracán y se espera que se debilite.

Este es un año excepcional para la meteorología. Acabadas las letras tradicionales para estos casos, los meteorólogos han tenido que recurrir al alfabeto griego para nombrar las tormentas que surjan de aquí al 30 de noviembre, que es cuando termina oficialmente la temporada. Es decir, que aún faltan 35 días en los que pueden surgir más tormentas, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos. De ser así, las siguientes se llamarían Beta, Gamma, Delta, Epsilon... El recurso de las letras griegas es porque no se pueden repetir letras en una misma temporada para no confundir a los especialistas ni a la población.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de octubre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50