Shakespeare y Corneille realzan el Festival de Otoño de Madrid

El 22º Festival de Otoño de Madrid acaba de pasar sus momentos más intensos con espectáculos de primer nivel internacional aportados por la Comédie-Française con Le menteur (El mentiroso), de Corneille, y la trilogía shakespeariana del lituano Eimuntas Nekrosius y su compañía Meno Fortas.

La Comédie-Française, la compañía permanente más antigua de Occidente, es siempre un valor seguro. Esta vez también alcanza el virtuosismo con esta curiosa comedia de Corneille (sólo escribió nueve) puesta en escena por el autor, director, guionista y realizador Jean Louis Benoit, pope del cine y del teatro galos. El texto está inspirado en La verdad sospechosa, de Ruiz de Alarcón. A trozos parece una traducción en versos alejandrinos. Pero no es plagio, sino una costumbre extendida y aceptada en la época.

Benoit dice que lo que sedujo a Corneille del texto español era el carácter libre de la obra en una época en la que había un encasillamiento estructural. En ambas se relata la historia de un joven que vuelve, ya licenciado, a la capital dispuesto a triunfar. Para ello se convierte en un trolero espectacular. Pero miente con absoluta sinceridad. En ese sentido, Benoit compara al Dorante corneilliano con Khlestakov, el falso revisor de Gogol, y con Christy Mahon, el vividor de John M. Synge. "Charlatanes de verborrea insaciable", dice.

Trilogía

También se ha podido ver la trilogía shakespeariana de Nekrosius. Por este orden: Macbeth, Otelo y Hamlet. Con versiones retocadas, especialmente Hamlet, que terminaba siendo prácticamente imposible de seguir para quienes desconocían el texto. A veces hay afamadísimas compañías que llegan a España a anonadar con sus trabajos espectaculares y al final no levantan las pasiones esperadas. Eran muchas las voces que apuntaban que quizá Meno Fortas fuera una de ellas. En cualquier caso, los montajes estaban salpicados de escenas en las que se ve claramente la mano de un genio, la sabiduría de un hombre que hace un teatro gestual (a veces excesivamente) y expresionista que marcará el teatro actual. En Hamlet y Otelo, los papeles principales corren a cargo de un cantante de rock, Andrius Mamontovas (Hamlet), y de una primera bailarina de Lituania, Egle Spokaité (Desdémona). Ambos sirven bien a las intenciones escénicas de Nekrosius.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de octubre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50