25 DE OCTUBRE, DÍA DE INTERNET

El Colegio Universitario de Castellón, pionero de la Internet española en 1993

Carles Bellver, cofundador del primer servidor web: "Dije que la web no llegaría a ningún sitio" - Tres meses después, apareció el segundo servidor público español, en la Universidad de Cantabria

Lo más curioso del primer servidor web público de España es que podían haberlo montado antes, pero no le vieron futuro. Prefirieron poner en marcha un servidor gopher, también el primero del país y que les costó noches en vela. Meses después, en septiembre de 1993, este grupo de amigos, empleados en la Universitat Jaume I de Castellón, se atrevían por fin con la web.

Nada fue por generación espontánea. El informático Toni Bellver y el profesor Jordi Adell llevaban años viviendo la revolución. Primero, mediante un terminal que conectaba el Colegio Universitario de Castellón, por un módem de 600 baudios, con la Universidad de Valencia. Desde allí entraban en BitNet, una Red académica, precursora de Internet.

"Era todo en blanco y negro y todos éramos hermanos", recuerdan Adell y Bellver: "Era una Internet de medio millón de usuarios como mucho, el 90% académicos".
"No resistimos la tentación de escribir a Tim Berners-Lee y decirle: Hemos montado un servidor, apúntanos a la lista", rememora Adell. Era septiembre de 1993.

Recuerda Adell: "Para pedir un programa escribíamos un mensaje y, si no te equivocabas tecleando, al día siguiente empezabas a recibir 10, 20 mensajes. El programa estaba segmentado en estos trozos, lo extraías, lo juntabas, lo descomprimías y a ver si funcionaba".

En tan precarias condiciones se manejaban. Pero, recuerda Adell, "sobre todo, era divertido". Cuando acababan el trabajo diario, la obsesión era reunirse para probar cosas nuevas. Adell solía soñar con ello: "Cuando montábamos el servidor gopher, teníamos un problema que no sabíamos cómo solucionar. Un día, me desperté y dije: ¡Es así! Lo probamos y funcionó".

Confirma Bellver: "La Internet básicamente se desarrolló porque era divertida. Si no, no habría ido a ningún sitio. El montaje actual, de que esto debe tener un beneficio económico inmediato, mata las ideas buenas. ¿Qué sentido empresarial tenía entonces una operación así? A lo mejor era más caro enviar un documento por la Red que físicamente".

En 1991, el Colegio de Castellón se convirtió en Universitat Jaume I (UJI) y se conectó a Internet, aprovechando que RedIris ofrecía gratuitamente un router y línea a las universidades. Fue un regalo para los dos amigos, que se dedicaban a aprender cómo funcionaba la Red, buscar sitios con programas y manuales, y consultar los grupos de noticias.

"Era todo en blanco y negro y todos éramos hermanos", dice Adell. Añade Bellver: "Era una Internet con medio millón de usuarios, el 90% académicos. Sin correo basura. Preguntabas cualquier cosa y te contestaban 10 personas que sabían del tema, de buena fe". En España, las reuniones de RedIris, donde estaban los interesados en Internet, no pasaban de 40 personas: "Cabíamos en un autobús y, al acabar, íbamos de tapas", recuerdan.

La UJI se llenó pronto de ordenadores y creó una Red interna. Ahora, la preocupación de Adell y Bellver es "cómo distribuir electrónicamente la información, qué canales digitales de transmisión debemos usar en el campus. No tiene sentido hacer la lista de teléfonos de la universidad en papel, cuando cambia constantemente. Esta es una de las razones que nos llevan a los servidores gopher y web".

Entonces, se unen al equipo Carles Bellver, Enric Navarro y Enric Silvestre. Éste muestra la web a Toni Bellver, que recuerda: "Lo miramos, pero no tenía nada que ver con la actual, era un cliente sólo de texto; ibas a los enlaces con el cursor, sin imágenes. Pronostiqué que no llegaría lejos porque tenías que construir la información a posta, en HTML. En cambio, con gopher cogías el documento, lo convertías a texto y podías colgarlo". Así que montaron un servidor gopher, en 1992, el primero público en España, con información de la universidad. "Fue una demostración, decir: 'Mirad, es posible'. Siempre hemos sido atrevidos a la hora de poner las cosas a disposición pública, mientras que otra gente, más informática, experimentaba lo mismo pero no lo hacía público", explica Bellver.

Lo mismo pasó con el servidor web: "Antes de hacer público el nuestro, ya había gente que lo probaba. Hasta que no apareció el navegador Mosaic, nadie creía en la web, pero Mosaic nos impactó: mostraba fotos y texto a la vez; fue brutal, difícil de explicar hoy, como si del ordenador saliese un holograma. Nadie resiste la tentación de montar un servidor", dice Bellver.

"Ni nosotros resistimos la tentación de escribir a Tim Berners-Lee y decirle: Hemos montado uno, apúntanos a la lista", rememora Adell. Era septiembre de 1993 y en el mundo no había ni 70 servidores web públicos.

El de la UJI era una copia de la página del National Center for Supercomputing Applications, que desarrolló Mosaic. Había un enlace al gopher de la universidad, otro a la base de datos de la biblioteca y otro al directorio teléfonico.

El primer contenido hipertextual que elaboró el grupo fue un informe sobre la película Blade Runer: "Sudamos la gota gorda porque no teníamos ni idea de escribir en HTML; así aprendimos", dice Bellver. En diciembre, apareció el segundo servidor web público español, en la Universidad de Cantabria. Mientras, Jordi Adell empezó una aventura de recopilación de webs españolas, que acabó siendo el afamado buscador Dónde. Lo cerró en junio de 1999, cuando llevaba indexados 45.000 recursos. Su muerte marca un antes y un después de la Internet española, que empieza a sumergirse en la burbuja económica.

De los viejos tiempos, dice Adell: "Éramos ingenuos y optimistas, dotábamos a la tecnología de poderes que no tenía. Estábamos convencidos de que mejoraría a la humanidad, pero la tecnología es lo que los hombres y mujeres quieren que sea". Y concluye: "No hemos sido tan rompedores como parece. Éramos unos pelagatos que, con cuatro hierros y cuatro palos, montaban algo que era visible; pero es que no había nada, todo estaba por inventar en Internet".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción