Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez descarta que el homicidio de Berga se debiera a rivalidades políticas

El auto de procesamiento del juez de Berga José Villodre, instructor del apuñalamiento mortal del joven Josep Maria Isanta durante las fiestas de la Patum -a finales del pasado mayo-, atribuye los hechos de manera única a la acción criminal en grupo de 17 jóvenes, ocho de ellos menores de edad. Los jóvenes atacaron de manera indiscriminada al colectivo que se encontraba en las inmediaciones de la zona de las carpas, donde los grupos independentistas organizan sus conciertos alternativos al programa oficial de las populares fiestas de la Patum. El auto descarta la hipótesis de rivalidad política.

El joven Josep Maria Isanta, de 22 años, falleció en Berga (Berguedà) el pasado 28 de mayo tras ser apuñalado con una navaja. La policía autonómica detuvo entonces a 18 sospechosos -nueve de ellos con antecedentes- y obligó a suspender las populares fiestas de la Patum. Además del fallecido, tres jóvenes más resultaron heridos por arma blanca.

Para los nueve encausados mayores de edad, el juez determina que tienen una responsabilidad compartida de los hechos y les imputa un delito de homicidio, tres de homicidio en grado de tentativa, dos de lesiones, uno de desórdenes públicos y cinco faltas de lesiones y cuatro de maltrato de obra.

En el auto no hay una sola frase que establezca relación alguna entre los hechos y la condición política de los jóvenes agredidos, lo que corta cualquier hipótesis sobre la posible rivalidad política, y también descartan que la acción criminal fuera el desenlace de una reyerta entre grupos. El juez indica que hubo un grupo de agresores y varias víctimas elegidas "de manera aleatoria". Como han defendido desde el principio la Plataforma Cívica y los políticos de Berga, se trató de un ataque, una acción brutal por parte de un grupo de personas.

El auto justifica la responsabilidad compartida por el proceder de los agresores, que "actuaron como un grupo compacto donde, elegida la víctima, todos actuaban al unísono, amparados en la protección del resto ora golpeando ora impidiendo el auxilio de otros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de octubre de 2005