Pedro Luis Ferrer, en 'tratamiento' en España

Después de año y medio sin salir de gira fuera de Cuba, y del mismo año y medio sin poder tocar su música en ningún teatro ni espacio oficial de su país, el cantautor cubano Pedro Luis Ferrer, rey indiscutible de la guaracha de doble sentido, llega a España para ofrecer varios conciertos y dar a conocer Rústico, su último disco.

La primera presentación de Pedro Luis y su grupo será mañana en la sala madrileña Clamores, y Ferrer dice estar preparado para todo... En su repertorio hay changuisas (género de su creación), sones, puntos guajiros y por supuesto las guarachas que lo han hecho famoso y le han cerrado tantas puertas en su país, como 100% cubano, que plantea aquello de: "Como que mi Cuba es ciento por ciento cubana, / mañana reservaré el mejor hotel de La Habana". O Abuelo Paco, quien construyó la casa familiar con ayuda de todos pero ahora no quiere que nadie, ni sus hijos y menos sus nietos, hagan cambio alguno -"Aunque sepas que no / dile que sí, / si lo contradices, / peor para ti", dice el estribillo-.

A sus 53 años, Pedro Luis no es hombre de rencores ni se toma como algo personal el veto no escrito que le impide actuar en su país: "Ya lo de menos es el problema político. Para mí, como para muchos cubanos, Cuba es desde hace tiempo un problema psiquiátrico". En cierto modo, para Pedro la presentación de mañana es una especie de terapia rehabilitadora, por ello quizá cante aquella canción suya que dice: "Si no me voy de Cuba, / no entiendas que me quedo. / Transito en una gruta / de esperanzas y miedos". Y continúa: "Si no me voy de Cuba, / no dudes que partí, / nadie tiene la culpa / de la ausencia y el fin...". O la changuisa, incluida en Rústico, que bromea: "Constantino tiene un molino, que no se mueva un comino". Se reirán.-

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS