Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El puerto de Valencia trata de retomar la calma en una jornada de condena general al sabotaje

El Puerto de Valencia trató ayer de retomar la calma. Un día después de que una bomba explotara en la sede de Sevasa (Sociedad Estatal de Estiba y Desestiba de Valencia) en las instalaciones portuarias y con la investigación en marcha, ayer continuaron las declaraciones de condena al sabotaje ocurrido en la madrugada del jueves.

El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Antoni Bernabé, explicó en Cheste que la investigación está "abierta". "De momento no podemos avanzar nada más, porque se sigue trabajando por parte de la policía científica en toda la investigación", dijo Bernabé, quien defendió la intención de saber "cuanto antes" las causas de la explosión para poder "dar con los responsables para que estas cosas no vuelvan a pasar". El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana condenó el acto.

Las condenas llegaron también de los 27 presidentes de los puertos españoles, que mostraron su rechazo tanto a la bomba en las oficinas de gerencia de Sevasa que provocó daños materiales en la sede de la sociedad como los incidentes ocurridos en el Puerto de la Luz de Las Palmas de Gran Canaria -donde los estibadores increparon y zarandearon al presidente de Puertos del Estado, Mariano Navas-. Los responsables portuarios, asimismo, aprovecharon para asegurar que en el proyecto de la nueva Ley de Puertos del Estado se garantiza "un modelo de titularidad pública de los servicios portuarios".

También el comité de empresa de Sevasa exigió "esclarecimiento y resolución" de los hechos. El comité de empresa, donde la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar tiene mayoría, expresó su "solidaridad con la gerencia y los compañeros de administración" y aseguró que lo ocurrido "conlleva confusión en un sector donde debe coexistir el diálogo social".

A la vuelta a la normalidad, en cualquier caso, contribuirá de forma importante la desconvocatoria de la huelga de tres días (4, 5 y 6 de octubre) a la que estaba convocada la estiba en todos los puertos españoles para protestar por la Ley de Puertos. Desconvocatoria que Rafael Egea (Coordinadora), secretario del comité de empresa de Sevasa y presente en las negociaciones en Madrid, desvinculó completamente tanto de los incidentes de Canarias como de la bomba de Valencia. "No le veo ninguna relación", explicó Egea, quien añadió renglón seguido que la desconvocatoria de la huelga "es fruto de la negociación de tres días y no de nada externo".

El responsable de Coordinadora explicó que el acuerdo de la mesa mixta -patronal, sindicatos, Administración- ha sido posible porque se ha retirado del borrador de la futura ley de puertos, entre otras medidas, la que eliminaban la capacidad de ofrecer formación a las sociedades de estiba -empresas que tienen dos objetivos: suministrar personal y formalo-.

Rafael Egea explicó, por ejemplo, que el borrador anterior quería limitar la actividad estibadora a la carga y descarga de buques, impidiéndoles que realizaran "tareas complementarias" de las que ahora se ocupan, como la recepción de mercancías. Este punto también se ha cambiado y la nueva ley permitirá a estos trabajadores realizar las "tareas complementarias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 2005