Entrevista:NARCÍS SERRA | Presidente del patronato del MNAC | RELEVO AL FRENTE DEL MNAC

"Conviene un director fuerte"

"No quiero presumir, pero sabía que este museo que ha costado tanto inaugurar necesitaría mucha tenacidad y también presión en algunos asuntos que no dependen del director, sino que son externos, como el del acceso o la futura llegada del metro; es un proceso de años", señaló un tranquilo Narcís Serra poco después de explicar la renuncia a la dirección de Eduard Carbonell. Dice que no hay prisas para sustituirlo, que no es prioritario y que se trata de plantear un proceso normal y transparente que permita a la persona que lo sustituya trabajar un tiempo de forma conjunta con el director saliente. "Aún no está claro cómo será esta convocatoria abierta y habrá que formar una comisión de expertos, pero estaré presente en este proceso y en principio creo que nos conviene potenciar la capacidad de gestión del nuevo director, aunque sin descuidar la vertiente artística o de relaciones", indicó. "Las instituciones tienen que ser independientes y por descontado el director o directora tendrá todas las capacidades que le otorgan los estatutos. Creo que al museo le conviene ahora un director fuerte, con relaciones internacionales y capacidad de situar el centro en el circuito mundial".

Serra recuerda que el museo tiene vacante la subdirección y afirma que su reorganización interna, si tiene que haberla, será una decisión que deberá tomar la persona que sustituya a Carbonell.

Tampoco parece muy preocupado por la cuestión económica. Ayer explicó que se sabe ya que el ejercicio de 2005 finalizará con un déficit de aproximadamente el 10% en el presupuesto ordinario. "Éste es el primer año en que el museo ha funcionado con normalidad y no sabíamos realmente cuáles serían sus necesidades", señaló. "Lo importante es que no es un déficit estructural. Creo que se podrá equilibrar este presupuesto ordinario en uno o dos años, por lo que pienso que ésta no es una institución cultural que plantee problemas de financiación en el futuro. Otra cosa es el hecho de que éste es un museo vivo y tras acabar con la inversión de las obras, en la que se ha apreciado una desviación de 1,3 millones de euros sobre el presupuesto pactado que ahora estudiarán las instituciones, y haber conseguido equilibrar el presupuesto ordinario con los ingresos de las instituciones públicas y los propios por patrocinio o entradas, habrá que ir pensando en otras inversiones, que ya no serán en piedras, sino en obras de arte. Me reservo el pedir más dinero para cuando tengamos que aumentar la colección o crear nuevas salas".

Serra añadió: "No es recomendable ponernos objetivos, será el paso del tiempo el que nos ayude a decidir cómo tiene que ser este museo. Ahora de lo que hemos de estar seguros es de que cada año damos un paso adelante con relación al anterior".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS