Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Quién dijo que Nowitzki está solo?

Los eslovenos cargaron las tintas sobre Nowitzki y se fueron con la cola entre las piernas y la sensación de que se equivocaron de medio a medio. Alemania rompió el sueño de una selección que prometía estar en las semifinales por primera vez en su historia. Pero, además de Nowitzki, los eslovenos se estrellaron ante un equipo más compacto de lo previsible, en el que otros tres jugadores sumaron al menos diez puntos: Roller y Demirel (15) y Greene (10). Eso y la consabida estadística de superestrella del ala-pívot de los Mavericks, con 22 puntos y 9 rebotes, además de la importante aportación de Femerling (6 puntos y 9 rebotes), echó a la calle al equipo esloveno.

Alemania ha sido el único equipo en el que cuatro jugadores han sumado al menos diez puntos en unos cuartos de final que, en general, han dejado mal sabor de boca por las bajas anotaciones (Lituania se quedó en 47 puntos ante Francia) y la poca espectacularidad de los partidos. El equipo alemán vuelve a ser el rival de España como sucedió en el partido de cuartos de final del Mundial de Indianápolis en 2002. Aquel partido dejó un amargo recuerdo en el equipo español, que perdió una magnífica ocasión para sacar algo brillante en un Mundial. Pero perdió por 70-62 y tuvo que consolarse con un quinto puesto a pesar de haber ganado a Serbia y Estados Unidos. Un año antes, en Turquía, España consiguió la medalla de bronce gracias a su victoria sobre los alemanes.

El equipo alemán no ha podido contar con algunos jugadores importantes como Okulaja y Garris. Su fase de preparación fue poco halagüeña porque fue apalizado por varios rivales. Pero es evidente que su seleccionador ha logrado dar forma a un equipo capaz de arropar a Nowitzki, lo que le ha permitido salvar el escollo de la primera fase sufriendo lo indecible ante Rusia (51-50), perdiendo un partido en la prórroga ante Italia (82-84) y deshaciéndose de Ucrania sin ningún apuro (84-57), poco menos lo mismo que sucedió ante Eslovenia.

La semifinal representará un desafío especial para Nowitzki. El primer jugador europeo elegido en el quinteto ideal de la NBA, efectuó una magnífica temporada regular con los Mavericks (26,1 puntos y 9,7 rebotes de media). Sin embargo se quedó otra vez con la miel, en los labios cuando los Suns de Phoenix de su ex compañero Steve Nash eliminaron a los de Dallas en semifinales de la Conferencia Oeste.

Hubo grandes medidas de seguridad ante los 5.000 seguidores eslovenos presentes. En cambio, de la afición croata no hubo ni rastro. El público serbio abucheó constantemente a Croacia y apoyó unánimemente a España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de septiembre de 2005