Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Henryk Tomaszewski, pionero de la escuela cartelista polaca

Henryk Tomaszewski, cuyos alegres e ingeniosos carteles para el cine, el circo y el teatro inspiraron al peculiar estilo de la escuela cartelista polaca de posguerra, falleció el sábado 17 de septiembre en su casa de Varsovia a los 91 años. Llevaba años postrado a causa de una degeneración nerviosa progresiva.

En el mundo publicitario polaco, tras la II Guerra Mundial, aparecieron concepciones sombrías que fomentaban la reconstrucción de una nación devastada y, poco después, al arte más popular le fue inoculada la lóbrega estética estalinista.

En este ambiente, Tomaszewski introdujo la sensibilidad sorprendentemente lúdica y cautivadoramente abstracta que caracterizaría el cartelismo polaco. Este determinante enfoque estilístico dominó el género durante décadas y, entre los años sesenta y ochenta del pasado siglo, influyó en diseñadores de carteles culturales y políticos de Francia, Inglaterra y Estados Unidos.

Al contrario que el ampuloso realismo socialista practicado en la Unión Soviética y en otros países del bloque del Este, el cartel polaco de los años cincuenta era sorprendentemente colorista, con frecuencia de un humor surrealista y libre de todo simbolismo ideológico.

Después de sobrevivir a la ocupación nazi, Tomaszewski, que nunca se afilió al Partido Comunista, simplemente se negó a seguir las pautas artísticas oficiales. "La política es como la meteorología", dijo en una ocasión, "tienes que vivir con ella". Su arte se benefició de esta resistencia, ya que su obra se vio obligada a ofrecer disimuladas imágenes satíricas. Se mantuvo al margen de temáticas abiertamente políticas y se centró por completo en el diseño de carteles para instituciones y acontecimientos culturales.

Henryk Tomaszewski había nacido en 1914 en Varsovia, en el seno de una familia de músicos. En 1934 se matriculó en la Academia de Arte de Varsovia para estudiar pintura y se licenció en 1939.

Bajo el influjo de George Grosz y John Heartfeild, dos satíricos viñetistas alemanes en el exilio, Tomaszewski aprendió por su cuenta diseño gráfico y realizó ilustraciones satíricas y caricaturas cargadas de ironía. No tardó en convertirse en colaborador habitual de la revista de humor polaca Szpilki, trabajando también como escenógrafo para el teatro.

Durante la ocupación nazi se ganó la vida como pudo mientras seguía pintando, dibujando y haciendo grabados, todos ellos destruidos durante el levantamiento de Varsovia. En 1947, junto con otros diseñadores afines, entre ellos Tadeusz Trepkowski y Tadeusz Gronowski, fue contratado para realizar carteles para la distribuidora cinematográfica estatal Central Wynajmu Filmow. Él y sus amigos aceptaron el empleo a condición de que sus imágenes no fueran censuradas.

La grave escasez dificultaba las condiciones laborales en Polonia: faltaban pinceles y pinturas, y la edición y el papel eran deficientes. Esas limitaciones hicieron que Tomaszewski se replanteara las convenciones del póster cinematográfico. En lugar de hacer sensuales retratos de los personajes, para conseguir el impacto gráfico eliminó toda referencia a los actores, sustituyéndolos por atrevidos colores y perfiles abstractos.

Como ha señalado el cartelista James Victore en Print Magazine, lo más importante es que "en lugar de ilustrar escenas reales, sugería la atmósfera de las películas, recurriendo a técnicas fílmicas...". Entre ellas se incluían montajes fotográficos, perspectivas forzadas y recortes extraños. Sorprendentemente, mientras los directores cinematográficos criticaban este enfoque, considerándolo demasiado alejado de sus ideas, Tomaszewski contó con el apoyo de las autoridades comunistas que dirigían la industria cinematográfica.

Sus carteles para el famoso Cyrk (circo) polaco combinaban el collage abstracto con una expresiva rotulación que, sustituyendo a los caracteres tipográficos habituales, se convirtió en una especie de firma personal.

Entre 1952 y 1985 el diseñador fue codirector, junto a Josef Mroszczak, de la Academia de Bellas Artes de Varsovia, meca de los estudios de diseño, donde también fue docente. A sus estudiantes polacos se unieron muchos diseñadores de Inglaterra, Francia y EE UU, entre ellos miembros del colectivo francés de cartel político Grapus, de la década de 1990, a los que atraía su esquematismo expresionista y su capacidad para comunicarse salvando las barreras lingüísticas. Tomaszewski solía dejar que les hablara el arte, ya que sólo sabía polaco. Después de jubilarse siguió diseñando carteles y haciendo viñetas hasta 1996, cuando la enfermedad le privó del control de las manos.

Sus obras están presentes en diversas colecciones, entre ellas las de los Museos Nacionales de Varsovia y Poznan, el Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Museo de Arte Moderno de Kanagawa, Japón y el Stedelijk Museum de Amsterdam.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de septiembre de 2005