Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:CITAS

La musa de Matisse

Centenario del fauvismo en Colliure, al sur de Francia

Un restaurante que el artista frecuentaba guarda un dibujo en el que retrata a su amigo y acompañante André Derain, 'La felicidad de los pintores'. Una ruta y una exposición recuerdan su paso por la localidad.

Cuando Henri Matisse llegó a Colliure el 16 de mayo de 1905 en busca de inspiración para sus obras y fascinado por el paisaje pidió a su amigo André Derain que le alcanzara de inmediato, estaba a punto de dar inicio al primer movimiento de vanguardia artística del siglo XX. La nítida luz del pequeño puerto del sur de Francia, así como el peculiar equilibrio entre la multitud de colores, deslumbraron sus ojos de hombre del norte y le impulsaron hacia un arte innovador, que liberaba la representación del paisaje de la esclavitud de la perspectiva y del papel descriptivo de los colores. Había nacido el fauvismo, así bautizado después de que el crítico francés Louis Vauxelles, en el Salón de Otoño de 1905, tachara a estos artistas de fauves, fieras.

Para celebrar el centenario de este acontecimiento, los municipios de Ceret y Colliure (donde murió y fue enterrado, en 1939, Antonio Machado) han programado un amplio calendario de actividades (conferencias, teatro, danza y música), que se articula alrededor de la exposición Matisse-Derain. Cotlliure 1905, abierta en el Museo de Arte Moderno de Ceret hasta el 2 de octubre con obras de Matisse y Derain creadas durante su estancia. Para identificar los paisajes reales, las telas se exponen junto a fotografías, y en lugares estratégicos de Colliure se han colocado reproducciones de las obras.

El recorrido empieza en el edificio que acogía el hotel de la Gare, donde Matisse, su mujer y sus dos hijos se alojaron a su llegada a Colliure. Para trabajar, Matisse alquiló una habitación en el Port d'Avall, donde pintó algunas de sus obras más célebres, incluido el dibujo para Le Port d'Avall. Aún se puede reconocer la ventana con la reja en hierro forjado que se encuentra en numerosas obras, desde la primera vista de 1905 (Vue de ma fenêtre à Collioure) hasta la última, de 1914. Además del puerto resultan reconocibles las playas de Voramar y St. Vincent. Desde el Fort Mirador, los techos de Colliure brillan hoy en la luz cegadora mediterránea tal y como lo hicieron para los dos artistas.

Para impregnarse totalmente de la atmósfera fauve hay que comer en el restaurante Les Templiers (entonces se llamaba La Fontana), en cuyo libro de huéspedes se conserva un dibujo de Colliure realizado por Matisse, titulado Le bonheur des peintres, es decir, la felicidad de los pintores.

DATOS PRÁCTICOS

Información.- Turismo de Colliure (00 33 468 82 15 47, y www.collioure.com).- Hasta el 9 de octubre se organizan visitas guiadas que empiezan desde el Espai Fauve (00 33 468 98 07 16).- Turismo de Ceret (00 33 468 87 00 53, y www.ot-ceret.fr).- Museo de Arte Moderno de Ceret (www.musee-ceret.com).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de septiembre de 2005

Más información