Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El portero Kameni sufre nuevamente insultos racistas

La expedición blanquiazul regresó a casa feliz por la victoria pero dolida por un incidente: parte de la afición local, como ya pasó hace un año, la tomó otra vez con Kameni por ser negro. "Este año ha sido peor, pero ya me da igual", dijo el camerunés, tras encararse camino de los vestuarios con dos aficionados que además de insultarle le tiraron "de todo".

"Faltaban diez minutos para empezar el partido y ya esperábamos al Málaga en el césped" dijo Miguel Ángel Lotina, técnico del Espanyol, para ilustrar la "inmejorable" actitud de sus futbolistas. Encantado con la victoria, Lotina admitió que el Espanyol podrá jugar mejor a fútbol pero avisó de que "difícilmente se puede poner más ganas. Los jugadores estan comprometidísimos. Ha sido un resultado balsámico para rebajar la ansiedad del equipo".

Antonio Tapia, técnico malaguista, lamentó, por el contrario, la mala fortuna de sus jugadores. "Aunque hemos perdido, hemos creado situaciones de peligro más que suficientes para haber obtenido un mejor resultado. Quizá, hemos fallado en los últimos metros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de septiembre de 2005