_
_
_
_
Reportaje:

Buena música en el extrarradio

Depósito Legal y Salamandra, de L'Hospitalet de Llobregat, atraen a público de toda el área metropolitana

Desde hace 20 años L'Hospitalet de Llobregat mantiene dos locales de referencia en la vida musical y cultural más allá de los límites de la ciudad: Depósito Legal y Salamandra. El primero se sitúa además entre el grupo de establecimientos pioneros, en la década de 1980, en la difusión de la música independiente en el cinturón metropolitano. Tras una etapa de declive, ahora retoma la filosofía con la que abrió sus puertas.

Hace justo dos décadas que cinco amigos de entre 20 y 22 años de L'Hospitalet inauguraron en la calle de Santa Anna del barrio del Centre el Depo, que es como los clientes han llamado siempre a Depósito Legal. Era una época en la que la música era uno de los diversos elementos de movilización juvenil. Sin embargo, "no había nada en la ciudad para ir de copas y escuchar buena música aparte de pubs oscuros o tabernas sucias", recuerda Carmen Zapata, que, junto con sus compañeros, hizo una apuesta arriesgada. Fue exitosa, ya que el mismo año en que nació, en 1985, el establecimiento mereció el premio FAD de diseño. Pero aún hay más. "Fuimos pioneros de la movida en L'Hospitalet", explica Zapata, que, con sus socios, dio vida al bar programando, además de conciertos, actuaciones de disc jockeys y jam sessions, exposiciones de arte y fotografía y teatro.

Una muestra de su repercusión en aquellos inicios es que Los Rebeldes citan el local en una de sus canciones, mientras que Ramoncín y Ovidi Montllor filmaron en 1986 un videoclip en su interior. "Fue toda una época", rememora Zapata. No obstante, ya desde el primer momento se presentaron los problemas: quejas de los vecinos y del Ayuntamiento por el ruido. Las trabas coincidieron luego con la aparición de bares que siguieron su modelo, como A Saco, que formó parte del naciente circuito indie de L'Hospitalet y que luego se trasladó al Poble Nou, donde ahora se llama Razzmatazz.

Tras algunos años de olvido, el nuevo dueño del Depo, Dani Pérez, ha retomado la idea inicial dotando al local de un programa estable de conciertos de pequeño formato y actividades culturales, en una fórmula que, dice, no ha caducado. "El Depo ha logrado con la música indie volverse a hacer un nombre hasta el punto de que público de Barcelona viene a L'Hospitalet, porque es uno de los pocos locales de esta onda", afirma.

En el mismo circuito se inscribe Salamandra, local mejor equipado para conciertos que el Depo ya que no tiene vecindario próximo. Situado en el número 301 de la avenida de Carrilet, el establecimiento cumplirá el próximo año su décimo aniversario. Manu Chao, Fermín Muguruza, Barón Rojo, Fangoria, Project Pitchfork, Clandestinos, Ojos de Brujo, Los Planetas, Raimundo Amador, Sexie Sadie, Sidonie, Dusminguet, Deluxe, Gurruchaga y Estopa son sólo algunos de los artistas y formaciones que han escogido este espacio con más de 700 conciertos en su historia. Un local, según sus propietarios, David Lafuente y Francisco Venegas, para "un público que prioriza la calidad y la diversidad musical por encima de las modas".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_