_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Catástrofes

De entre el siniestro abanico de debacles que nos amargan aún más el final de las vacaciones, de nuevo dedicaré unas pocas líneas a las mujeres "marcadas a hierro" (auténtico: ocurrió en Brasil y es portada y título de un libro aún en el horno).

Ya Somos la Primera si consideramos el número de asesinadas por sus ex compañeros en lo que va de año. Pero además de las muertas, igual de asolada permanece esa amplia zona subterránea de la domesticidad; lo mismo de desastrosa transcurre la vida cotidiana de centenares de miles de sufridoras en silencio.

Aquí, como en Luisiana, las asistencias no acaban de llegar. Calamitosos, el atasco y la falta de medios con que trabajan los nuevos juzgados emanados de la Ley Integral. Devastadora, la ausencia de coordinación entre las consejerías y también respecto a los ayuntamientos, que tanto pueden hacer. Lo ha denunciado el Síndic de Greuges, que también critica la falta de profesionalidad en los centros de atención a maltratadas. Ejemplos: tan necesario que es el cumplimiento cabal de las órdenes de protección y ahora se descuelga Justicia con que la policía municipal no entra en esta tarea, contradiciendo las órdenes del gobierno central y del sentido común. En cuanto a las aficionadillas gestionando refugios, pasma que la consejera Alicia de Miguel anuncie ufana ¡para 2007! un centro integral en Castellón, cuando allí cerraron, nada más ganar las municipales, el que regía Cala, pionero y modelo hace tantos años.

Cambiamos radicalmente de catástrofe, que dirían los informativos, para comprobar que "estamos trabajando en ello" es también la promesa de Bush a las gentes más pobres de Nueva Orleans (y mira que hay, o había, pobres allí). Pero no faltan guardias modelo armario de dos cuerpos encañonando a quienes, con desesperación, se llevan agua, comida y ropa de los supermercados. Es pillaje -dicen las autoridades-, y proteger la propiedad urge más que el salvamento de las personas. ¿Acaso no saquean las compañías que aprovechan la hecatombe para subir aún más el precio de alimentos, medicinas y gasolina?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_